+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Q8. A8 ‘vestido’ de SUV

Audi celebra un vigésimo quinto aniversario a la altura…. El fabricante de los Cuatro Aros abrocha los catálogos del super A8 con un SUV ‘de campanillas’, que viene a redondear una sugestiva gama que cuenta en su haber con realizaciones como el deportivo R8 y la lujosa y tecnológica berlina homónima. Ahora… la cúspide de los ‘todocamino’.

 

Preciosista y moderno hasta la médula, el Q8 rompe drásticamente con los anteriores planteamientos estéticos «Q» de Audi. - AD

En el Q8 se proponen interiores ‘a la carta’. - AD

JAVIER F. ZARDÓN
30/06/2018

Objeto de deseo… Toda la carga tecnológica del A8, con los acabados propios del fabricante y una acusada personalidad exterior: Q8… con (casi) 40 —39… para ser exactos— sistemas de conectividad de última hornada.

Veinticinco años después del lanzamiento del primer A8, Audi lanza al estrellato al segmento de moda en el mercado español, los SUV tienen ya otro punto de referencia «Q» en los catálogos de Ingolstadt: perfil coupé y ventanillas sin marco en 4,98 metros de largo, ‘cuajados’ de tecnología que —eso también— suponen toda una ruptura estilística respecto a anteriores realizaciones ‘todocamino’ de la marca germana.

Si ya imponen sus casi cinco metros, no lo hacen menos los —también casi— tres metros de batalla que, como fácilmente puede colegirse, se traducen en una ‘panorámica’ habitabilidad, como lo son —‘panorámicos’— sus 605 litros de capacidad de maletero, ampliables a 1.755 si se abaten los respaldos traseros. Con, además, un portón rasero que —de serie— se cierra eléctricamente y, opcionalmente, con sensor gestual —‘pasando’ el pie—, como la cortina cubremaletero eléctrica.

Audi ofrece —¿coincidencia numérica?— cuatro diseños para los asientos delanteros, con tres tipos de cuero desde el escalón de acceso, aunque los más sofisticados hay que buscarlos en la terminación «S», que ofrecen reposacabezas integrados y ventilación. También puede solicitarse, bajo pedido, la función masaje para todas versiones.

Una personalización que el Q8 traslada al exterior: una docena de colores de carrocería… a elegir.

En esta filosofía ‘a la carta’, el diseño minimalista interior, sin apenas botones o mandos clásicos, lo plasma el Q8 en dos pantallas táctiles ubicadas en la consola: una superior de 10,1 pulgadas para controlar la navegación y el infroentretenimiento y otra inferior (8,6 pulgadas) para el manejo de la climatización, las funciones de confort y la introducción de texto.

Eso, por no hablar del ‘Virtual Cocpikt’, que permite al conductor configurar la pantalla de 12,3 pulgadas en modos «vista clásica» o «navegación», además de una tercera posibilidad de «diseño deportivo», que llegará más adelante. Opcionalmente podrá solicitarse el sistema ‘Head-up display’, capaz de proyectar información sobre el parabrisas.

Cuatro paquetes de seguridad incluyen sistemas como el ajuste de la velocidad a los límites legales, reduciendo también la velocidad del vehículo antes de las rotondas, a la vez que monta de serie el procesador «zFAS», para coordinar todos los sistemas de asistencia a la conducción disponibles en los catálogos de Audi.

Sobre una estructura ‘Space Frame’ de aceros especiales, aluminio y metales ligeros (suspensión, paneles laterales, pasos de rueda, techo, puertas, portón trasero…) el Q8 —2.145 kilos de ‘romana’— se presenta inicialmente con tres mecánicas ‘mild hybrid’ (batería de iones de litio) que almacenan energía, pudiendo circular con electricidad entre 55 y 160 kilómetros por hora: dos gasóleos 3.0 TDI (231 CV) y 3.0 TDI de 286 CV, que acelera de cero a cien en 6,3 segundos y alcanza una punta de 232 por hora, mientras el tope de gama se reserva al gasolina 3.0 TFSI (turboalimentado de inyección directa) que rinde 340 CV. Todas las mecánicas se unen al cambio automático Tiptronic de 8 marchas. Las llantas de serie son de 19 pulgadas, y se ofrecen opcionalmente las de 20 y 22 pulgadas y, por descontado, la tracción Quattro que, en condiciones normales de adherencia, distribuye el 40% del par de tracción sobre el eje delantero y el 60% restante sobre el trasero, redistribuyéndolo según las necesidades puntuales de adherencia.

El próximo año 2019 llegará el gasóleo 45 TDI (231 CV) y el gasolina 55 TFSI de 340 CV y tampoco ‘se descartan’, habida cuenta la filosofía deportiva del modelo, versiones «S» o «RS» del Q8.