+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Insignia GSi Sports Tourer

‘Ranchera’ deportiva… sin concesiones

Opel, tres décadas de tradición identificativa. Nuevo motor BiTurbo (210 CV). Chasis «FlexiRide» y tracción total. Habitáculo para cinco ocupantes y hasta 1.665 litros de maletero… ‘de carreras’.

 

‘Ranchera’ deportiva… sin concesiones -

‘Ranchera’ deportiva… sin concesiones -

JAVIER F. ZARDÓN
21/10/2017

Potente… ¿Quién dijo que un ‘furgoneto’ debe de ser aburrido? Desde luego, Opel… no.

El nuevo motor tope de gama en los catálogos de Opel, se ‘asienta’ ahora en el buque Insignia ‘vestido’ de carrocería familiar/familiar: afinado, potente y deportivo —mucho… de todo—, volviendo —nunca lo ha dejado— a rendir culto a las siglas GSi que desde 1984, con el Manta y el Kadett (ambos GSi de 115 CV) abrieron el tarro de las esencias en las realizaciones deportivas… de calle.

El estilizado station wagon que propone Opel, ofrece todo lo que aprecian los conductores deportivos: motor diésel 2.0 BiTurbo de 210 CV y 48,6 metros/kilo de par que, unido al cambio automático de 8 velocidades, al chasis «FlexiRide» que adapta la respuesta de la amortiguación y la dirección en fracciones de segundo (recorta en 10 milímetros la altura libre al suelo) y a la tracción a las cuatro ruedas, permite a nuestro protagonista acelerar de cero a cien en 7,9 segundos, marcar una punta de 231 por hora y homologar 6,1 litros de media por cada centenar de kilómetros.

Para quienes prefieran ‘algo’ más —puro espíritu GSi— con la versión 2.0 Turbo gasolina de 260 CV, podrán ‘sprintar’ de cero a cien en 7,5 segundos y alcanzar los 245 por hora de punta. El consumo medio (homologado) se cifra en 8,7 litros.

Como la berlina homóloga (Insignia Grand Sport GSi) también el Sports Tourer GSi se ha puesto a punto —lo han hecho los ingenieros de Opel— en el legendario Nordschleife del circuito de Nürburgring —el Infierno Verde— donde, en la zona montañosa de Eifel, la marca mantiene un centro de pruebas para calibrar sus modelos más deportivos.

Dependiendo del modo de conducción que se elija —Standard, Tour o Sport— la respuesta de la dirección y del acelerador puede ser más suave (Tour) o más rápido y preciso (Sport). El modo Competición es exclusivo para el GSi, que se activa mediante el botón «ESP»: una doble pulsación permite a los ‘pilotos’ más habilidosos tener menor balanceo —del coche— y desconectar el control de tracción y, si el conductor prefiere tener todo bajo control, puede cambiar de marcha con las levas situadas en el volante.

También el sistema de tracción total «Twinster», con reparto vectorial del par motor (primicia en el segmento de militancia), resulta ser el complemento ideal para el chasis deportivo. El doble embrague reemplaza al diferencial del tren trasero, lo que se traduce en una transmisión más precisa de la potencia a las ruedas y, sobre todo, a la posibilidad de ‘meter’ el coche por donde marca el conductor.

Por lo demás, llantas de 20 pulgadas, pinzas de 4 pistones en los frenos delanteros (Brembo) y, eso también, un volumen de carga entre 560 y 1.665 litros, dependiendo del plegado del respaldo posterior.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla