+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Volkswagen. agranda el Polo

Nueva plataforma, equipamientos exclusivos y más seguridad. Aspecto de Golf, más habitabilidad, presencia estética, más aplicaciones de seguridad y mejores ‘maneras’ dinámicas. Tres mecánicas tricilíndricas y una trafica que oscila entre 14.740 y 19.460 euros.

 

Tres acabados y una actualizada estética en la sexta entrega del Volkswagen Polo. - VWPL

Generosa pantalla digital (11,7 pulgadas). - VWPL

J. F. ZARDÓN
07/10/2017

Sexta entrega… Volkswagen ‘asienta’ la sexta generación del Polo sobre la plataforma del nuevo Seat Ibiza (MQB AO) lo que, a nadie se le oculta, supone una contundente carta de presentación, que se traduce en un habitáculo mucho más ‘habitable’ que su antecesor y unas cotas bastantes más generosas: más largo y ancho, también más bajo y con una incrementada batalla lo que, ya se ha dicho, redunda en beneficio de un interior más espacioso y de un maletero de 351 litros, mientras el depósito reduce en cinco litros su capacidad (de 45 a 40).

Eso, y una actualizada estética frontal que ‘evoluciona’ las ya conocidas pinceladas del Polo (ópticas frontales más estilizadas y envolventes) aunque, eso también, la visión zaguera no resulta tan atractiva (‘cuadradotes’ grupos ópticos y más ‘chapa’ de la deseable…).

En el interior, un envolvente salpicadero y un escalón más en la percepción de calidad general, además de una pantalla central con la botonería justa (menos de la que lucía su antecesor) y 6,5 u 8 pulgadas según acabados.

El capítulo mecánico, inicialmente tricilíndricos, comporta versiones atmosférica (65 y 75 CV) y turboalimentada (95 CV)) del 1.0 litros, con consumos medios homologados en torno a los 4,7 litros por cada centenar de kilómetros y unidos al cambio manual de 5 velocidades y, opcionalmente en el caso del más potente (95 CV) también a la caja automática secuencial DSG de 7 marchas.

Durante éste mes de octubre, llegarán otros motores de gasolina: 1.0 TSI gasolina de 115 CV y el 1.0 TGI de gasolina y gas natural. En noviembre ya podrá pedirse el gasóleo 1.6 TDI en versiones de 80 y 95 CV.

Y otra ‘herencia’ Ibiza. Según versiones, el nuevo Polo ofrece la posibilidad de elegir entre cuatro modos de conducción. Eco, Sport, Normal e Individual, que modifican parámetros como el mapa electrónico, los tarados de suspensión y la dureza de la dirección.

Tres acabados para la nueva gama Polo: Edition, Advance y Sport que, desde el escalón de acceso, equipa de serie airbag de cortina delanteros y traseros, detector de peatones, freno de emergencia en ciudad («Front Assist»).

Aunque lo más sorprendente es la abultada lista de opcionales: faros Full led, acceso y arranque sin llave, detector de ángulo muerto con ayuda de salida de estacionamiento, sistema de ayuda de estacionamiento automático («Park Assist»), navegador con pantalla de 8 pulgadas, carga de teléfono portátil por inducción, generoso techo solar panorámico; además de las versiones R-Line y GTI (en junio de 2018) y una evolución de última hornada del «Digital Cockpit (11,7 pulgadas), ya saben el cuadro de instrumentos configurable, con lo que el nuevo Polo adquiere posibilidades de segmento superior.

En definitiva, que el Polo vuelve ‘a la carga’ como uno de los utilitarios más interesantes del mercado.

Noticias relacionadas