+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Se afilan las espadas

 

EL MIRADOR ANTONIO CASADO
14/06/2018

Con la vuelta al cole parlamentario, tras la moción de censura que lanzó al estrellato a Pedro Sánchez y removió el tablero de la política nacional, vuelven a afilarse las espadas en la lucha por el poder. En el Congreso y el Senado toca reabrir hostilidades con quienes ahora ostentan ese poder. Todos contra el Gobierno socialista, aunque no sindicados. Cada cual con sus particulares razones. El PP, por desquite, tras el «injusto» desalojo de Rajoy. Ciudadanos, por recuperar el sitio perdido. Y Podemos, por sentirse ninguneados después de alfombrar el camino de Sánchez a la Moncloa.

Tres de los cuatro grandes partidos van a por el cuarto. Con un eje consabido en la escenificación: convocatoria de elecciones. Sólo las quiere Ciudadanos, pero no puede provocarlas. Y no las quieren los dos que sí podrían provocarlas, PP y Podemos. No les sonríen. Además, aquel está de mudanzas (problema sucesorio). Y en el de Iglesias, persiste un problema de liderazgo y atraviesa un periodo de turbulencias internas.

Eso no supone que vayan a darle tregua al Gobierno socialista. Dice la exvicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría: «Ya no tenemos las manos atadas». También hay un toque conminatorio en las palabras de Iglesias cuando, pesaroso por el ninguneo de Sánchez en la formación del Gobierno, se lamenta: «Pronto se ha olvidado de quienes le hemos hecho presidente».

En cuanto a Ciudadanos, ni un minuto de gracia le han dado al nuevo Gobierno socialista. Básicamente, en relación con el desafío del secesionismo catalán, que para el partido de Rivera e Inés Arrimadas se ha convertido en su gran caladero de votos dentro y fuera de Cataluña.

En todo caso, la mayor visibilidad en el ejercicio institucional de la oposición, para desgracia de Ciudadanos, la tendrá el PP, aunque solo sea por su condición de fuerza mayoritaria en el Congreso y el Senado.

Del mismo modo que la oposición de Podemos quedará desdibujada tras las iniciativas de un Gobierno de izquierdas. De ahí su ataque de contrariedad y la cara de tontos que se les ha quedado a sus dirigentes al no ver recompensado su apoyo a Sánchez en la moción de censura. Normal. Nada les debe Sánchez porque nada les pidió, por mucho que en el PP y en Cs se empeñen en hablar de pactos secretos con populistas y nacionalistas.

No hay nada de eso. Tanto Podemos como los nacionalistas se sumaron voluntariamente al derribo de Mariano Rajoy. Sin reclamar nada a cambio, Y sin que el PSOE les ofreciera nada a cambio, más allá de la disposición a hablar de todo con todos, dentro de los límites de los vigentes marcos legales. Simplemente, por entender que el diálogo es una práctica muy sana en los usos y costumbres del régimen democrático.