+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TRIBUNA

Arrimadas for president

 

JOSÉ MARÍA PRIETO SERRA ESCRITOR Y EXPERTO en márketing y comunICACIÓN
29/12/2017

Los listos dirán que ellos ya lo sabían aunque realmente no querían reconocerlo. Menudo fracaso de previsión. Pero está claro que la aparición, por sorpresa, de Inés Arrimadas en el circo político, en los últimos meses ha supuesto el descubrimiento de un valor real en la política catalana y española. Si estuviéramos tratando del mundo artístico proclamaríamos a los cuatro vientos que ¡ha nacido una estrella!

Es una mujer joven, con un historial político super limpio, a ver quien da más, derrocha sencillez, claridad, hay que ver qué bien se la entiende, transmite simpatía y no se si como consecuencia, credibilidad, mira a los ojos, tiene claro su objetivo y va a por él, es mujer y además, muy bella. ¿Será verdad?

Es verdad. Ocurre que, como decía antes, apareció por sorpresa aunque, repito, muchos ahora dirán que ya lo sabían (qué español es eso!). Pero la realidad es que Inés Arrimadas, existe y viene a dar guerra de la buena. Con la verdad por delante y sin tapujos ni rincones insondables ni dobles fondos camuflados, igual que Oriol Pujol, ¿sabes? Valiente cantamañanas y valiente embaucador. Quería aceptar dos años de prisión para evitar la de su mujer. ¡Chorizo!

Pero volvamos a la luz. Volvamos a Arrimadas. Que claridad diciendo que ella es catalana, como no!, pero es española. Como debe ser.

Detractores, a miles. Estamos en España y aquí ¿qué pena! no se perdona el éxito. Y si es mujer, menos. Y si es guapa, menos. No olvidar que estamos en la cola de muchas cosas. Pero en la política, pues ya me dirán.

Siendo una sorpresa muy positiva para la gente de centro derecha, la aparición estelar de Arrimadas, ha sido mayor sorpresa, esta aparición para la gente de izquierda, que ya ven en ella al monstruo depredador que se quiere comer a todo el mundo. ¡Qué mala es la envidia!

Inés Arrimadas pertenece ya a esa generación que, más pronto que tarde, copará los puestos importantes de España. En la política y fuera de la política. Es la generación limpia. La que va derecha y con la verdad por delante, la que lo mismo paga el 50% de una cena con un chico (cosa impensable en la generación anterior), que se pone sus mejores galas para asistir a una recepción (cosa impensable en muchos de la actual generación).

En todo caso, si tenemos un líder, vayamos acostumbrándonos a valorarlo y no quererlo matar solo por serlo. Eso es muy bajo pero ha sido muy practicado en nuestro querido país. Apoyemos a los buenos y tendremos beneficios muy rápidamente. De lo contrario ya vemos lo que pasa.

A nadie se le oculta el grave problema que está suponiendo el tema catalán. Y además, no es de fácil arreglo. Pero Arrimadas está claro que deberá estar en ese núcleo de gente que va a hacer cosas por su país y las va a hacer bien. Eso es suficiente. Y en todo caso un principio para que sus seguidores sigan la línea y Cataluña sea lo que siempre fue.

Le queda a ella y su grupo mucho y muy duro trabajo. No se soluciona una situación enquistada desde hace años, muchos, en un cuarto de hora. Pero lo importante es ponerse a trabajar con un objetivo claro y en este caso parece que lo tienen.

Algunos jóvenes talentos están despertando a la nueva España y se están poniendo manos a la obra. ¿También nos vamos a quejar de eso? Por fin la generación del XXI está empujando de verdad. Esto no va de broma. Aunque Iceta, en cuanto le dejan solo se ponga a bailar. Esto va en serio amigos. No se han celebrado aún la consulta pero oigo mucho lo de Arrimadas for president. Corre la voz.