+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Del Ártico al turismo

 

HOJAS DE CHOPO. ALFONSO GARCÍA
23/01/2017

Vivimos un tiempo sin certezas. Tiempos de fragilidad en una sociedad líquida, según afirmación del pensador polaco Zygmunt Bauman, recientemente fallecido. Esta sociedad líquida, según él mismo expone, se caracteriza por no mantener un rumbo determinado, pues, al ser líquida, no conserva mucho la misma forma. Se deduce fácilmente de tal propuesta, con la que estoy básicamente de acuerdo, que cierta deriva, una notable falta de perseverancia y el inevitable recurso a la improvisación son actitudes que nos acompañan como testigos frecuentes que conforman una manera de estar en el mundo. El concepto de proyecto se sustituye por el de parche y la idea de futuro colectivo por la de no ahogarse en el presente.

He pensado mucho durante los últimos días en Bauman pensando en el análisis que muchos científicos están haciendo sobre el Ártico, que está enloquecido. Es verdad que no hay predicciones que permitan razonar con precisión y absoluta solvencia cómo se desarrollará su futuro. Parece ser, sin embargo, y en esto hay un cierto acuerdo, que su derrumbe será más pronto que tarde. Lo que no cabe duda es que, suceda cuando suceda, la notable subida del agua marina afectará de manera clara, posiblemente alarmante, a las costas y, como consecuencia, a su desarrollo turístico. No olvidemos que España está al frente de este sector y cada año aplaude con entusiasmo las estadísticas favorables. Me parece bien. No sé qué previsiones hay al respecto, pero nuestro país ha de ser muy consciente del problema para trazar una hoja de ruta en esta dirección y buscar alternativas si no quiere atenerse al duro realismo del «pan para hoy y hambre para mañana». Creo que todos comprendemos con claridad que no hay países económicamente fuertes que basen sus cimientos, o no los basen como fórmula porcentual determinante, en el desarrollo del turismo. Es una lástima, por poner un ejemplo, que España ocupase hace cuatro o seis años el segundo puesto en energías renovables y haya bajado actualmente al octavo. Necesitamos con urgencia fortalecer nuevas fórmulas de progreso generador de riqueza.

Añadan una intuición, unos indicios o ciertos signos y actitudes de poderosos líderes mundiales (pienso en Rusia o EE UU) que parecen despreciar, aunque soterradamente, los asuntos del cambio climático. ¿Se podrá pensar que detrás se esconde un verdadero negocio para unos pocos? Les dejo con la sospecha. Buenos días. Y tardes. Y futuro.

Buscar tiempo en otra localidad