Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

TRIBUNA

Bájatelo, bájatela

Jesús María Cantalapiedra ESCRITOR
18/01/2017

 

La primera vez que vi un ordenador (se le llamaba computadora), fue hace mil años en una conocida empresa leonesa situada en la provincia. Ocupaba el artilugio tres paredes de una habitación de tamaño medio, a una temperatura ambiente predeterminada. Era necesario entrar en el recinto calzado con una especie de pantuflas blancas y gorro del mismo color en la cabeza; como los de panadero. ‘Aquello’ parecía la Nasa o un pasaje de película de Bond… James Bond. Sólo faltaba la estupenda partner del agente 007. Todo era asepsia y silencio casi religioso. Pero en aquel sancta sanctorum había algo que no cuadraba, que parecía fuera de lugar: una misteriosa y precaria cajita artesanal de madera. Con cierta indiscreción pregunté para qué servía la hornacina. La respuesta fue inmediata: «Contiene un rosario y una estampa de Santa Rita». Asombrado pregunté el motivo. «Muy simple —respondieron—, para rezar a final de mes cuando la computadora se estropee y no podamos hacer la nóminas» (sic).

Pasado algún tiempo el ordenador comenzó a popularizarse domésticamente por vía de los videojuegos, motivo por el que los niños dejaron de leer El Principito, del aviador francés Saint-Exupéry. En la actualidad no leen ni Caperucita Roja. Se acabó leer como entretenimiento. Solamente manipulan consolas de comandos, en las que de forma interactiva aprenden el arte de las guerras cósmicas, explosiones, peleas de extraterrestres, el quehacer de zombis muy vivos y lo que es un fusil de asalto AK-47 y su funcionamiento para mandar al otro barrio a buenos y malos, apretando el botón derecho de la ‘jodía’ consola o como se llame. Pregúntele hoy a un adolescente quién fue Calderón de la Barca. Posiblemente le responderá que un marinero de Cudillero, en la provincia de Málaga.

Hoy, la informática generalizada manda incluso en la Administración. Hace unos días la señora María y su jubilado esposo, acudieron a un organismo público para solicitar el modelo de petición de un trámite administrativo. Sin dilación el funcionario/a les dijo lo siguiente, dirigiéndose al del júbilo: «Bájatelo de Internet, y responde digitando el teclado. Puedes almacenarlo en PDF o en Word. Y que no se te olvide configurar las actualizaciones de Windows».

Conclusiones: 1) La pareja marchó desconsolada pensando en la levedad del ser. Y tristes. 2) ¿Por qué tratan de tú a dos ancianos? 3) ¿Por qué no les dieron el modelo impreso o, al menos, indicarles que se lo preguntaran a un nieto, aunque se tratara de un servicio público al ciudadano.

«Bájatelo», bájatela», me parecen vocablos vulgares, soeces, impregnados de connotaciones lúbricas, guarras. Se advierte que en ciertos momentos puede agredir la sensibilidad del escuchante. En otro aspecto, ¿qué va a ocurrir con los mayores que no tienen ordenador, ni pueden, ni quieren, ni saben utilizarlo? Eso son cosas de brujas.

Creo suponer que la razón de ser de los Organismos Públicos, aparte de cobrarnos, es la ayuda al contribuyente, sobre todo a quienes por edad les resulta casi imposible «bajársela» (¡qué horror de expresión!), o configurar las actualizaciones de Windows para almacenar los textos en Word.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Las noticias más...
Y además...


Club de prensa

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León