Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

LA LIEBRE

Bajo la boina

ÁLVARO CABALLERO
16/04/2017

 

Bajo los manzanos y los cerezos, la primavera zumba como un cerebro inmenso en el que chisporrotean las neuronas. Sólo es necesario sentarse a escucharlas. Entre las flores que penden de las ramas, esponjadas por el sol a destiempo de abril, las abejas laboran sin descanso en las ideas que llenarán el campo de colores con el trastaleo de sus patas. No hay otra sombra más rentable ahora, ni otro tiempo en el que perderse con tanto provecho como en la galbana de la tarde que mengua al abrigo de los árboles, mientras los insectos desperezan la estación al contacto con los estambres. La prisa pierde espacio cuando el silencio se llena de esos ruidos. Nada tiene más importancia que la que le otorga la costumbre del paso de los años, cuando a la hora de las últimas luces se descorre el velo de los brezos y las árgomas en el monte para prenderlo todo de una niebla cárdena y amarilla como una oración. Entonces, todavía a la vuelta del paseo en el que se avecina la chaqueta en el brazo, terciada como la muleta de un torero, alguien, como al descuido, deslizará la sentencia con la que cerrar el día: vamos para casa, que empieza a ponerse frío.

La primavera, entre san José y san Jorge, aviva los pueblos con el retorno de los vecinos trasterminantes que han hecho el invierno en la ciudad. El fenómeno del vecindario estacional concede a los núcleos rurales un espejismo con el que espantar el fantasma de la despoblación, aunque apenas dé para juntar cuatro puntos ante el tapete a la hora de la partida y un filandón improvisado al atardecer en la plaza. Un par de puertas abierta más no llegan donde las políticas públicas esconden su ineficacia de base: están pensadas por urbanitas que aportan un punto de vista condescendiente. El nuevo despotismo ilustrado de los que intentan redimir a quienes consideran paletos ahonda cada vez más la brecha entre dos mundos que apenas se dan la mano en fiestas y vacaciones. Se ve estos días con las avalanchas de turistas rurales. En ese nicho es en el que quieren meter a las poblaciones para conservarlas como si fueran ecosistemas primitivos, como reservas indias, parques temáticos de la naturaleza y el folclore, pero sin vida propia más allá del souvenir. Se olvida que son la parte fundamental de un sector primario que acabaremos por externalizar a otras zonas para que produzcan ellos y nosotros importemos a un precio superior, como ya se ve con la leche.

No se nos tenía que haber caído la boina. Ahora se ve que debajo no hay nada.

 

Última hora
Las noticias más...
Y además...


Club de prensa

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León