Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

cartas al director


03/01/2018

 

Catastrazo en el mundo rural

Miren ustedes bien el último recibo del IBI. Éste es el consejo que nos tenía que haber dado Hacienda y el Ayuntamiento de «nuestro pueblo», si nos quisieran bien; aunque sería como pedir peras al olmo ya que, bien sabemos, que ni la una ni los otros están para casi nada que no sea sacar los cuartos al ciudadano. Y muchos que sí han mirado el recibo, tampoco se enterarán. Hay que ver el detalle, el por qué de lo que pagamos, pues el recibo del banco cada vez nos dice menos. Y es que con el sistema bancario mal llamado Sepa, en el que la informática se ha puesto al servicio de la desinformación y del «no-sepa», ya no indican en el papel el detalle de los conceptos por los que pagamos.

Así des-informados, hay que darle al zapato y acudir a los Servicios de Recaudación de la Diputación (en León capital en plaza de Regla, 5), para pedir el detalle de lo que pagamos, y este servicio, dicho sea de paso, funciona bien, y en un segundo te dan un listado con los inmuebles y su valoración catastral. Falta la tasa municipal aplicada, pero —albricias— algo de luz nos da.

Cuando, ya en casa, lo miras detenidamente puedes ver, como nos ha pasado a muchos, que las fincas rústicas del pueblo que heredaste de tus padres o de tus abuelos y que no te dan más réditos que problemas y disgustos, resulta que ahora han parido. Han aumentado. Y si antes tenías cuatro, ahora tienes cinco o más. ¿Cómo es posible? te preguntas… antes de comprobar que la «casa» del pueblo, por la que siempre te pasaban un recibo independiente de la contribución como finca «urbana», ha pasado a ser considerada finca rústica.

Bueno, ¡habrán agrupado los recibos!, pensarás con buena fe. Pero lo alegría será efímera en cuanto veas que el importe a pagar ha aumentado desorbitadamente y hasta puede que se haya multiplicado una o varias veces.

Al parecer, ha cambiado la normativa de Hacienda, —según nos dicen en el Catastro—, y si la casa de tu abuelo está fuera del casco urbano, si es un antiguo molino, o tenía un palomar en ruinas, o una bodega inútil, o una caseta para los «gochos» o el perro, o una nave para el trillo y los aperos de labranza, o cualquier otra edificación, incluida la piscina desmontable de plástico que le hinchas por el verano a tus nietos; en todos estos casos, y en muchos más, estos inmuebles, han pasado a la consideración catastral de fincas rústicas.

¿Y por qué ha aumentado tanto el importe a pagar…? , se preguntarán otra vez, desde la perplejidad e incapacidad de asumir los disparates y los esperpentos a los que, un día tras otro, nos someten nuestros políticos.

Prescindiendo de las valoraciones catastrales —que ese es otro tema, incluso de mayor importancia, y absolutamente abusivo para la situación real de los inmuebles rústicos y urbanos en las cada vez más abandonadas y despobladas zonas rurales—, la respuesta es sencillísima: el tipo de gravamen que aplican la mayoría de los ayuntamientos en la provincia de León, son superiores para rústica que para urbana, incluso llegando a duplicarse los primeros.

Consecuencia: los inmuebles de viviendas, naves agrícolas y ganaderas y cualquier construcción separada del «pueblo» o núcleo urbano, pasan a pagar más que las que están emplazadas en los cascos urbanos y ello aunque, como es lo habitual, las alejadas o diseminadas carezcan de todos o de parte de los servicios municipales elementales como red de agua pública, alcantarillado, etc. etc. No cabe mayor cúmulo de despropósitos que el que se evidencia en este catastrazo, fruto de unas legislaciones tan absurdas como injustas de las que alguien tendrá que responder, en último extremo en las urnas. (Y si en agosto tiene puesta en el huerto la piscina de plástico de los nietos, procure desinflarla antes de que pase el avión del Sr. Montoro, porque le «inflarán» a impuestos)

JOSÉ MIGUEL LÓPEZ. LEÓN

 

Última hora
Las noticias más...
Y además...


Club de prensa

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León