+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA LIEBRE

¿Cuál es el problema?

 

ÁLVARO CABALLERO
15/04/2018

Nos empezó a dar igual todo cuando vimos la portada de la catedral de Burgos asomada a la ventana de la letra L que había abierto Correos para dedicarnos un sello. Veníamos preparados para la épica y terminamos en la farsa. Otro error más que enmendar. Otra muesca nueva en el sambenito del desconocimiento de la cultura leonesa más allá de Albires. Fagocitado desde hace 35 años al servicio de la forja de la identidad regional de Castilla y León, en la que se llevan invertidos desde la Junta más fondos que en la Variante de Pajares y con los mismos resultados, el acervo se nos bastardeó esta vez con la estampilla, igual que antes con la cuna del parlamentarismo o las lindes de los puertos. No iba a ser esa la noticia, acertaron a decirnos por detrás los turiferarios del presidente del organismo postal, y nos conformamos con lo que nos explicaron que había sido: un error que además nos daba publicidad. Vale, querían que nos hiciéramos los tontos, ¿y cuál es el problema?

Pero no paró aquí. La semana venía trabada por esta primavera que nos tiene aventados, que unos días echa de menos al invierno y otros anhela ser verano, y crecidos como íbamos buscamos una grieta por donde entrar en el parte nacional. Para que León no perdiera el prime time, el presidente de la Diputación y del PP, Juan Martínez Majo, confundió los micrófonos con la barra del bar para opinar sobre la polémica del máster de Cristina Cifuentes, quien se encuentra ya como Bruce Willis antes del final de El sexto sentido. La presidenta madrileña tiene menos asignaturas cursadas que el ciudadano Sadat Maraña en su licenciatura, se ha beneficiado de una presunta falsificación de documento oficial y ha arrojado al pozo la ejemplaridad que se exige a un representante público, pero lo importante es que no afecta a su gestión en la Comunidad de Madrid, nos explicó. «Vale, no tiene el máster. ¿Y, cuál es el problema?», apostilló el político leonés para invertir el razonamiento y desplazar el foco con la intención de hacer pasar sólo por anécdota lo que representa una conducta que afecta a lo principal. Nos encontramos de frente con lo que gritaba aquella pintada en una pared de Quito que terminó por hacer famosa Mario Benedetti: «Cuando creíamos tener todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas».

Vale, ¿y cuál es el problema?