+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LEÓN EN VERSO

El derbi

 

LUIS URDIALES
13/09/2017

Siempre con el azul prusiano del Schalke 04 de aquellos cruces encarnizados con el Borussia Dortmund, el derbi del Ruhr, que tanto nos toca a León porque esta iba a ser la cuenca en la que tenía que mirarse la reconversión minera de Laciana, del Bernesga, de Sabero; la que terminó por llevarse por delante 5.000 empleos directos y exprimió hasta agotar cualquier posibilidad de esperanza poblacional más allá de 2030 en todo el norte de la provincia leonesa. Ese añil no es el azul vetusto del Oviedo, que vestía Toché el sábado a las siete y media de la tarde, cuando acertó en el tercer rechace a arruinar la semana a la gente de bien, en un ejemplo majestuoso de lo que se entiende por derbi, con la visera de la tribunona y el albergue fascinante del mar de nuestra vida. En León, aún tres de cada dos encuestados ubican el derbi con cierta facilidad en la avenida de José Antonio, de áquel José Antonio que soñaba una España grande y libre, que troquelaba el significado entre la metáfora de la tienda de ultramarinos y prestaba la luz de neón para recostar la cabeza en el hombro del deseo. Fue lo más próximo en este embudo que traga todos las posibilidades que pululan junto al anglicismo que se da por traducir por clásico, tal que fuera un Ford T, Mozart, Baltasar Gracián o, más allá, hasta Homero. Los derbies esenciales siempre pasan bajo el palio de la pancarta que anuncia a la ciudad de Ponferrada que saluda al pueblo de León. El resto son sucedáneos que sólo atienden a otro interés; el de Andrés, por ejemplo, que rima igual que bote, castellano y pela, palabras de amor acerca del estado autonómico y que han dinamizado la cultura popular leonesa. De ahí a derbi, en el concepto cristalino que le otorga el fútbol al vocablo, le falta un cacho. Referencias, estadísticas. Y estatus. Un derbi, como el del Torino en Delle Alpi, del City en Old Trafford. Trazos entre iguales y rivales, alejados de esa situación más próxima a la resistencia, que es lo que relaciona a León con la metrópoli que heredó del régimen del 78. Después de perder por goleada cada día en los despachos de la administración, lo mejor es no dejarse notar en el césped. La prudencia, que ha permitido 30 años de soledad, aconseja hacer votos por una vuelta entre la niebla; y si el equipo de De la Barrera no desiste del talento, irse a dormir como que le hubieran metido una zurra al Nottingham Forest.

Buscar tiempo en otra localidad