+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CUARTO CRECIENTE

Desmanes ibéricos

 

CARLOS FIDALGO
18/05/2017

El desmán ibérico es el nombre de un mamífero diminuto, poco más que un ratón y primo lejano de las nutrias y otros habitantes de sangre caliente que habitan en los ríos, los torrentes y los lagos del norte de España, en la región portuguesa de Tras Os Montes, que tanto se nos parece, y en la vertiente francesa de los Pirineos.

El desmán ibérico es una especie vulnerable. La erosión y los incendios forestales amenazan su hábitat y el proyecto europeo Life+ Desmania lleva tiempo financiando actuaciones para proteger su ecosistema y ayudarle a recuperar antiguos territorios. Es el caso de la Tebaida Berciana, donde ya construyen pequeños diques, o albarradas de troncos, para reducir el arrastre de cenizas del último incendio al río Oza y que el terreno se asiente mejor después de las lluvias. Los diques, aunque han reducido el aporte de sedimentos, no han evitado, sin embargo, que todos los arrastres lleguen al río y las aguas del Oza bajen turbias estos días.

Para el otro desmán ibérico, ese que crece en todas partes como las setas, tampoco parece, en principio, que haya dique capaz de retenerlo. Antes o después se desborda. Me refiero, por su puesto, a los casos de corrupción, que son como los arrastres después de un incendio. Aburre abrir el periódico y recopilar la larga lista de nombres; indigna, todavía, descubrir de qué forma el Gobierno utiliza al Ministerio de Justicia y a la Fiscalía como diques; reconforta, aunque sólo sea un poco, ver que el Congreso repudia al ministro por «urdir un plan perfecto para proteger a los acusados de corrupción», y el entrecomillado no es mío, es de la portavoz del PSOE.

El problema es que la Cámara tiene las manos atadas. Su decisión, como ocurrió días atrás con el traslado de la tumba de Franco del Valle de los Caídos, no es vinculante. Y Rajoy, el hombre que sobrevive por inacción, ya ha dicho que está muy contento con su ministro y sus fiscales.

El del presidente del Gobierno, está claro, es el último dique que resiste. Y lo hace porque le respalda una albarrada de votos. Y ya puede aparecer Podemos o el 15-M, Ciudadanos y la derecha regenerada, o el PSOE de izquierdas de Pedro Sánchez, que todavía no ha llegado a La Moncloa el arrastre que lo desborde.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla