+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Detrás de las preguntas retóricas

 

EL BAILE DEL AHORCADO. CRISTINA FANJUL
19/01/2017

La pregunta está en la calle, así que Herrera se la ha trasladado a Rajoy. Que no sea por preguntar, habrá pensado el presidente, que digo yo que lo importante no son tanto las palabras como la constatación de la realidad, aunque en esta especie de democracia intitulada de mil formas diferentes parece que hasta que una cosa no se califica, no existe. Así que esa reunión de jefes de la tribu que es la conferencia de presidentes ha servido también para que el nuestro ponga la cosa sobre la mesa. ¿Qué pasa con la minería? Y, hala, a dormir hasta el mes que viene. Cuando preguntas obviedades, te contestan perogrullos, o nada, que es lo que ha pasado. Podría haber sido peor, porque pedir a Rajoy que diga «la verdad sobre el futuro del carbón» entraña contar con variables para las que no estamos preparados. Nos podría contestar con otra pregunta, que es algo muy de Rajoy. Volvamos a la representación. Sobre el escenario, Herrera ante Rajoy. Uno pregunta: «¿Cuál es la verdad del carbon? y el otro repregunta: «¿Qué carbón? ¿El de Rusia?» Eso habría sido una contestación en toda regla, porque es otra obviedad. ¿Cómo nos quedamos entonces? A mí, que me registren, que yo no albergo dudas de la respuesta o, dicho de otra manera, cuando sabes la contestación, ¿qué sentido tiene la pregunta? La confusión es una posibilidad porque generar esperanza es un arma política. Cuando no hay nada que perder, la salida está clara. La esperanza desactiva de la misma manera que el miedo. Son sentimientos gemelos. Sin el primero no puede entenderse el segundo.

Lo malo de la representación de Herrera no es que la audiencia a la que va dirigida sepa la respuesta. Lo peor es que él la conoce y no sólo eso sino que también sabe cuál es la única vía de reindustrialización que tiene esta provincia. Pasa por apostar por el eje logístico cuyas aspiraciones sepultó el martes Juan Carlos Suárez Quiñones. La viabilidad del noroeste implica el aprovechamiento de su realidad estratégica. También se puede forzar la estructura geográfica de España para hacerla pasar por Valladolid, pero entonces las preguntas no sirven de nada, sobre todo cuando es tu consejero de Fomento el que se adelanta a Rajoy y nos da la respuesta.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla