+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EDITORIAL | La Caja evidencia que la Justicia es solvente pero con tiempos peligrosos

 

07/03/2018

El Juzgado 5 de León ha ordenado el sobreseimiento de las diligencias por el posible delito societario de los exconsejeros de Caja España en relación a la prórroga de los créditos millonarios concedidos al que fuera su presidente, el constructor Santos Llamas. La decisión presenta una complejidad jurídica porque se basa en una prescripción de ese delito, por lo que el juez considera que no puede determinarse una presunta responsabilidad penal. Más allá del evidente perjuicio económico de Llamas a la Caja, la Justicia ha tenido que analizar al detalle todo el proceso vivido en la entidad —con consejeros cambiantes— y las consecuencias de cada una de sus decisiones.

El problema es que todo el tiempo empleado para intentar poner en claro lo ocurrido ha generado una vez más un daño irreparable a personas. El llamado ‘pasillo’ judicial y la conocida como ‘pena de telediario’ ha provocado perjuicios que nunca podrán ser compensados.

Ahora puede que el caso incluso llegue a reactivarse con los recursos, porque precisamente la eficacia de una Justicia garantista así lo permite. Pero el conflicto es que en la era de la inmediatez se hace singularmente complicado el que convivan fórmulas como las que emplean los juzgados con la manera en que la sociedad ‘tritura’ cualquier tipo de novedad sin dar tiempo a que se investiguen de verdad las cosas, cuando en realidad es la única fórmula de que se pueda hacer Justicia. Los tiempos nunca serán igualables. La duda es cómo hacerlos compatibles.