+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EDITORIAL | Una igualdad plena, sin techos y que alcance a todas las mujeres

 

08/03/2018

La movilización histórica generada en torno a este 8-M tiene, como mínimo, esa primera victoria. Una de las principales asignaturas pendientes en la sociedad contemporánea ha conseguido abrirse el hueco que se merece en el debate ciudadano. La convocatoria de una huelga general supone un acontecimiento sin precedentes que, más allá de las previsibles guerras de cifras sobre la participación, facilita a muchas mujeres la posibilidad de dar un paso al frente, de no sentirse solas en las pugnas diarias por la igualdad y de abrir un camino para que la solidaridad de todos se haga más evidente.

La lucha por la igualdad afronta una jornada clave por todo lo que aportará de concienciación para avanzar hacia la igualdad plena y sin techos. Una igualdad que no deje a ninguna mujer atrás. Esa debe ser una de las divisas de esta batalla, que tiene que ganar unida toda la sociedad. Ninguna particularidad —dependencia, situación económica o social, lugar de origen, ideas o creencias...— debe ser un obstáculo para conseguir la plena integración de todas las mujeres en aquellos ámbitos a los que quieran acceder.

Durante los últimos días se han difundido infinidad de datos y pruebas sobre los retos que tienen que afrontar mujeres de la provincia, de España o de todos los rincones del Planeta porque sufren unas barreras y unas limitaciones que son totalmente inaceptables, ya que nada ni nadie puede justificar que no se haga efectiva una igualdad que cada día que pasa es más inaplazable.

La pugna que hoy se escenificará de modo especial es un camino sin vuelta atrás. La huelga, las concentraciones, manifestaciones, actos simbólicos de todo tipo... se harán presentes en todo tipo de espacios para sacar a las calles, ante todo, un gesto de solidaridad hacia quienes tienen más dificultades para desarrollar su vida en plenitud. Es un reto de todos y todas y para todos y todas. Por eso resulta peligroso, y también debe combatirse, cualquier intento de aprovechar el 8-M, y todo lo que lo rodea, con fines que no sean la búsqueda de la igualdad. Las denuncias sobre usos partidistas o los abusos mezclando asuntos que no pertenecen directamente a esta reivindicación deben desenmascarse y combatirse. La igualdad es en sí un reto y un objetivo tan importante que cualquier ruido que se genere únicamente perjudicará a una causa fundamental para toda la sociedad.

Diario de León ha programado una reducción de sus páginas en la edición de mañana para que los trabajadores y trabajadoras se puedan sumar a esta huelga sin precedentes en favor de la igualdad plena.

El 8-M de este 2018 será recordado como un avance sin vuelta atrás posible en un camino hacia la total equiparación en el que está todo por hacer pero cada paso es fundamental.

   
1 Comentario
01

Por Ithilien 10:18 - 08.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Estoy de acuerdo con la idea global del texto, pero entre las particularidades que nombra —dependencia, situación económica o social, lugar de origen, ideas o creencias-, olvidó decir la edad. Si para un hombre de más de cincuenta años encontrar trabajo es misión imposible, para una mujer de la misma edad, ni le cuento. Y las pocas que consiguen uno, adivine las condiciones: extrema temporalidad, cobrar por media jornada trabajando ocho horas y muchas veces aseguradas por menos horas que las efectivamente trabajadas, lo que es un fraude al estado, jornadas interminables, en especial las cuidadoras de personas mayores que trabajan internas y que no descansan nunca (lo que está muy cerca de llamarse esclavitud), y la muy mentada estos días brecha salarial. Muchas mujeres son contratadas en negro, especialmente las que han venido de otros países a trabajar aquí, lo que es un perjuicio muy grande para el estado, pero sobre todo para ellas mismas, que ven así que aun trabajando no cotizan para en un futuro tener derecho a una pensión digna. Una sarta de abusos que el empresariado promueve o permite. Los empresarios son parte muy importante del problema, a ellos la desigualdad les va muy bien. Siempre ha preferido jovencitas de buen ver a las que pagar la mitad. Empecemos por ellos.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla