+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EDITORIAL | Universitarios contagiados por un pesimismo dañino e improductivo

 

02/08/2018

Sólo el 16% de los nuevos universitarios leoneses confían en que conseguirán en un futuro un trabajo sin tener que emigrar. El dato es muy duro. Y lo peor es que evidencia una gran parte de realidad pero también algo preocupante, supone el reflejo de ese pesimismo que ha ido envenenando poco a poco esta tierra desde hace mucho tiempo.

La mitad piensa incluso en que tendrá que abandonar España para conseguir un empleo. Este porcentaje sería bueno contrastarlo con otros territorios para comparar ese grado de falta de confianza que lamentablemente tiene detrás una notable dosis de intereses de quienes apuestan por transmitir lo de que cuanto peor mejor buscando réditos, incluso políticos.

El estudio del Círculo de Formación fue realizado en febrero durante el Salón de Orientación Universitaria que tuvo lugar en León. Pone en manifiesto lo que piensan los chicos de 18 años, sus expectativas y cuál es la imagen que tienen de su entorno. El 34% quiere trabajar por cuenta ajena y el 33% prevé que opositará. Probablemente la falta de emprendimiento lastra esta tierra. Y parece que las nuevas generaciones también buscan comodidad.

   
2 Comentarios
02

Por Ricardo 13:35 - 02.08.2018

No es pesimismo, es realidad. La Universidad de León hace años que solo produce desempleados, que satura el mercado con títulos que no sirven absolutamente para nada y con cursos inútiles. 10 años de crisis y nada ha cambiado, bueno, vamos a peor. El sistema educativo ha sido incapaz de adaptarse a lo que demanda el mercado laboral y la sociedad. No tiene sentido comprar un título de ingeniero de esos que vende la Universidad para acabar tirado en la calle o limpiando retretes en Francia

01

Por Ithilien 11:07 - 02.08.2018

Y si a todo lo que dice el artículo sumamos el feo detalle del lumbreras insensible que decidió un mal día trasladar las oficinas del eCyL al campus de Ponferrada, en qué ayuda eso a que la confianza de los estudiantes crezca, más bien llorarán de pena cada vez que vayan a clase y vean aquello allí, como una maldición inexorable que tarde o temprano los tragará. Cómo no entender y compartir esa desazón sobre lo mal que sigue todo en este país, por mucho que traten de vendernos que todo va mejor, a ver para quién va mejor. Aquí solo viven bien los de siempre, los poderosos que incomprensiblemente la clase trabajadora sigue apoyando, mientras sus hijos se convertirán en inmigrantes si quieren sobrevivir, lo vivo en carne propia, así que sé de lo que hablo. Es muy duro, y por desgracia sin solución a la vista.