Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Estado federal

CUERPO A TIERRA. ANTONIO MANILLA
18/01/2017

 

Aunque hay muchas cosas en las que nunca podremos competir con la Edad Media, políticamente hablando hay una en la que ya sí: al fin somos una nación descompuesta, un país averiado, una compota de pequeñas taifas, esa forma del feudo. La impresión de que nos hemos convertido en un país provisional es un sentimiento que ya ha superado las fronteras imaginarias de Cataluña y se extiende por su extranjero, no como un virus sino como el apacible husmo que desprende el ayer aventajado y hoy avejentado sistema autonómico. Hemos logrado, sin darnos un pijo de importancia, que se cumplan las peores pesadillas del 98, aquella generación «hipersensible» a la que le dolía España, que había perdido Cuba pero no se había extraviado a sí misma, como ocurre ahora, cuando ya no existen colonias que perder. El español es muy de destruir cosas, reconozcámoslo, y, cuando ya no hay que demoler, pues no queda otra que volver los ojos hacia la propia casa.

Ahora mismo, la tendencia es hablar del estado federal. España ya es un país confederado, porque la Unión Europea es una confederación de estados, cada uno con su soberanía. E internamente nuestro país, con el estado autonómico, funciona de una forma muy semejante a una federación. Lo que no se reconoce es que seamos una nación de naciones, diferenciando entre nacionalidad y nación en un alarde de puñetas, que son esas mangas judiciales que parecen encajes de bolillos de Almagro. Todo el revuelo federal no es más que un pulso identitario. Aquí no hay nadie que no se sienta nación. Y casi es lógico: en la base del nacimiento del federalismo está el anarquismo, esa ideología del yo. El federalismo que se propugna no es el de tantos países civilizados, desde Estados Unidos a Alemania, sino el de Evaristo, el líder de La Polla Records, cuando cantaba: «quiero soberanía personal, mi representación ser solo yo, y a nada me puede obligar vuestra Constitución».

Hace un siglo, Azorín todavía podía evaluar el asunto como un problema administrativo al decir: «El catalanismo existe en toda España, en el pueblo bajo, es un rencor latente y sordo contra la burocracia y la política, encarnadas en Madrid». Hoy, con amplias transferencias competenciales, el problema no es el centralismo sino tal vez una crónica rebelión ante la autoridad, otro endemismo patrio, a mi parecer. ¡País!

 

Última hora
Las noticias más...
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Escorts Barcelona | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León