+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

fuera de juego

Ganaron los buenos

 

carlos frá
21/03/2017

El nuevo paso de ETA es tan, tan tardío que lo convierte en irrelevante. Busca un protagonismo que la sociedad ya no le facilitará porque su tiempo ha pasado. El rastro de muerte, dolor y coacción forma parte de uno de los episodios más negros de la reciente historia española. Ganaron los buenos, no hay duda, a pesar de que durante años se escucharon disculpas y se buscaron atajos con fórmulas tan vergonzantes como los intentos de culpar a los sucesivos gobiernos porque no dialogaban lo suficiente, en jornadas en las que incluso había cadáveres aún sin enterrar.

La coherencia y la seguridad sobre quiénes eran los buenos ha llevado a España a derrotar a ETA, y quizá el ejemplo habría que trasladarlo a otros conflictos abiertos en los que se da oxígeno para generar ruido por un tactismo que amenaza con abrir brechas con consecuencias que se prolonguen durante décadas como con el terrorismo.

Estos días, también fueron los buenos los que ganaron una batalla clave en Holanda contra el populismo ultraderechista, aunque cuando se trata de urnas no siempre es fácil enfocar las cosas. En la madre de todas las batallas en esta nuestra Comunidad hará falta tiempo para que todos los posos lleguen al fondo antes de que sean fiables los análisis. Habrá que determinar con perspectiva si ciertos apoyos a Antonio Silván fueron lastres. Recordando aquella máxima política de ganar la vuelta en el propio pueblo hay que mirar con lupa lo de Burgos, porque quizá exhibe que el tiempo de Herrera había caducado y que las inercias eclipsaban la realidad.

Y en plena resaca surge el derrape en Zamora, raspando a Maillo, a la Justicia, al Estado... Quizá los afiliados del PP supieron detectar que había mucho de viejas cuitas torticeras en quienes se arrimaban a unos y otros. Como Rosa Valdeón, que sale ahora del negativo para poner de manifiesto que sigue enrocada. Su final político no fue por un roce con un peso pesado en la carretera, ni por dos cañas, ni por los hackers rusos... fue porque durante años exhibió el más exacerbado populismo al ser la primera en disparar a todo lo que se movía, entre propios y extraños, sin respetar presunciones ni aguardar explicaciones. La ahogó su propio veneno. y se hace evidente que intentaba recuperar puntos al rebufo del alcalde leonés.

Silván sí ganó donde se votaba a su persona. En el resto de territorios queda la duda de si ganaron los buenos...

Buscar tiempo en otra localidad