Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

MARINERO DE RÍO

Geografías del fascismo

EMILIO GANCEDO
16/04/2018

 

Hay enunciados que nos pueden llevar al desastre, del mismo modo que hay otros sobre los que brilla el tímido, vacilante halo de la salvación. Antes de que estallen los tiros, antes de que resuenen los cerrojos de las cárceles, antes de que las calles bramen bajo el peso de miles de manifestantes airados, ha habido muchas palabras que sirvieron de fermento, mágica levadura que hizo crecer la masa de la calamidad. Así van ascendiendo y así van proliferando los diversos grados y tonos del fascismo, nutridos por cosas tan en principio frágiles e inocentes como las palabras, las frases y los exabruptos pronunciados en voz alta o baja en tabernas, oficinas y paradas de autobús, hurmiento invisible pero omnipresente. Y cuando escucho algo de esto, cuando percibo que alguien mete en un mismo saco a cientos de semejantes como quien atrapa ratones en un saco para después darle de palos, me recorre la espina dorsal un fugaz estremecimiento al comprobar —de nuevo—, cómo el colmillo del saurio sigue presente en nosotros.

Estos morados son todos unos... Estos azules son todos... Estos anaranjados son... Estos colorados, estos catalanes, estos independentistas, estos españoles, estos jóvenes, estas mujeres, estos inmigrantes... Cada vez que alguien generaliza impulsado por un odio profundo y cavernario, surgido de la negra entraña periódicamente despertada con el correr de los siglos, desbroza un poco más el camino hacia ese fascismo y esa intolerancia que, ya nos lo enseñó la historia, no es patrimonio de derechas ni de izquierdas. Y cada vez que alguien puntualiza, precisa, detalla, concreta y matiza, o hace ver la asombrosa variedad —y a la vez, el esperanzador parecido— de los seres humanos, pone una losa, quizá pequeña pero sólida, en el serpenteante camino de la razón y el humanismo.

En su libro España imaginada, Tomás Pérez Vejo cita a Dvevad Karahasan cuanto éste recuerda que todos los líderes de los partidos que destruyeron Yugoslavia y la empujaron a la guerra «fueron, en general, escritores y profesores». No eran alimañas sedientas de sangre: estas salieron después de sus agujeros. Evitemos alimentar al monstruo que late y ya se agita ahí dentro, ahí abajo. No dejemos que ascienda de nuevo.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Las noticias más...
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León