+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

FRANCAMENTE

La gota china como reclamo turístico

 

JUAN CARLOS FRANCO
13/01/2017

La culpa es nuestra por no saber que aquí las cosas suceden a otra velocidad. Que por mucho que nos empeñemos en reclamar los tiempos y hasta los modos de otras zonas, para nosotros está reservado el ritmo ‘trotón cochinero’ y no a la ‘velocidad crucero’. No hace falta que hablemos de megaconstrucciones que, por una cosa o por otra siempre se terminan gripando. Ahí está la recurrente autovía a la ciudad de la Burgas —que tras décadas mareada por unos y otros todavía está aguardando a que concluyan este año los proyectos de una obra que se reclamó cuando algunos todavía andábamos en pantalón corto— como muestra más palmaria. Simplemente el arreglo de unas goteras, por mucho que éstas afecten a un patrimonio arquitectónico destacado, se demoran años antes de consumarse la actuación. Y eso, aunque corramos el riesgo de que los turistas que se acercan al lugar, más allá de llevarse como recuerdo la instantánea del artesonado o el altar mayor, se lleven de vuelta la imagen de los cubos y las palanganas con los que se intenta achicar el agua de la lluvia que no evacúa la techumbre del edificio.

Siempre estarán a tiempo para, tirando de repertorio al uso, de intentar convencernos con eso de que ya no son los inviernos como los de antes. Que con esto del cambio climático ya apenas llueve, por lo que las prisas por eliminar la veintena de puntos donde las humedades se están comiendo al emblemático edificio no están justificadas. Además, si la arruga, por eso de las campañas publicitarias, algún día fue bella en ese mundo de la moda, por qué no intentar convertir, en este caso también, el defecto en virtud. Así, siempre podremos plantarnos la próxima semana en Madrid y vender la situación de la iglesia de San Francisco en Villafranca como un aliciente turístico más. Así, igual que en nuestro stand de Fitur podrán organizarse safaris al lago Somido para contemplar como las cabras o los cangrejos del lugar se zampan los nenúfares blancos, se podría ofertar, cuando regrese la lluvia una gincana por el interior del templo villafranquino u organizar campeonatos de resistencia entre turistas para comprobar quien soporta mejor la gota china. Y lo mejor de todo (sobre todo para algunos) es que no hace falta inversión...

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla