+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

AL TRASLUZ

Goya leonés

 

EDUARDO AGUIRRE
22/06/2012

No todos los días un leonés descendiente de Goya presenta una novela. Juanjo de Goya lo hará el próximo sábado, día 30, en el Hotel Quindós, a las 19,30, con Sira Quindós Martín-Granizo como anfitriona presentadora. Una parte de sus derechos de autor irá destinada a Dyes, organización no gubernamental que trabaja en educación y desarrollo en África, entre otros con los niños soldados. Bellenuit —su primera obra— viene precedida por su gran éxito on line, con más de 10.000 descargas; podría ser encuadrada en el género de viajes en el tiempo. Tus genes no te zarandean por las solapas para que seas lo que ellos te ordenan, pero, indudablemente, tienen su eco en ti. En mis comienzos profesionales entrevisté a otro Goya leonés, con motivo del 250 aniversario del pintor, quien me mostró un desgastado listín de teléfonos en el que había ido atesorando datos sobre don Francisco: en la «a», todo sobre la duquesa de Alba; en la «b», Burdeos… y así hasta haber recogido un gran abecedario goyesco. La influencia de este gran artista está por encima de las tendencias, pero su obra adquiere intensa actualidad en medio de estos desastres de la crisis. Contemplas Saturno devorando a sus hijos y percibes que el cuadro comparte adn con El grito de Munch. También se sacó de la manga el impresionismo. Un grande

Vivimos una etapa convulsa, pero ¿cuál no lo ha sido?, independientemente de esos engañosos paréntesis en los que se nos permite bailar el charlestón mientras la Historia se afila las zarpas. Este escritor representa la juventud emprendedora. Con tesón cazurro y goyesco, lejos de rendirse ante quienes con buenas palabras rechazaban la publicación de su novela, empezó a difundirla en la red, hasta que llamó la atención de una editorial. Forjó su propia oportunidad, y a partir de ahí, el misterioso lienzo de su vocación fue pintándose, si no solo, con la ayuda de muchos lectores, amigos y anónimos.

Aún aprendo, tituló Goya uno de sus últimos grabados, ya octogenario. A los leoneses nos toca ahora aprender economía de urgencia, no porque nos falten dedos, sino porque nos sobran. Pero saldremos. Mientras, en la lejana Sierra Leona, un niño sufre adversidades, pero no está solo, aunque quizá él aún no lo sabe.