+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

HOJAS DE CHOPO

Lecciones de economía (y 3)

 

ALFONSO GARCÍA
10/07/2017

Hay que tener bemoles con los bancos, que ahora cobran hasta por respirar. Cuentan noticias recientes que Europa había dicho no a los rescates con fondos públicos. A las primeras de cambio el gobierno italiano rescatará a dos con 17 000 millones. La espita queda abierta lo suficiente como para que temblar no sea una simple suposición, sobre todo porque esta Europa nuestra está dejando en mal lugar su credibilidad en este y otros asuntos (lo de los plenos vacíos es de una vergüenza sin límites, con esos sueldos además. No se debe permitir). Su fortaleza no se puede escribir sobre papel mojado. Pueden quedar, quedan de hecho muchos pelitos en la gatera. Hay que negar de forma tajante y convincente lo que decía Montesquieu cuando aconsejaba huir de los países en que los políticos y los poderosos pueden controlar la verdad. ¿Será verdad que nosotros no volveremos a pasar por tragos tan amargos que sigan haciendo temblar el equilibrio financiero? Una respuesta razonada puede traer cierta tranquilidad. O todo lo contrario.

El caso es que la tranquilidad no da mucho de sí. Algunas noticias la ponen en guardia. Nos quedamos solo con dos de las muchas posibles. La lista de los morosos, publicada por capítulos, como una serie de suspense, puede ser una. También aquí la diferencia de trato con el resto del común de los mortales es evidente. Pero en la calle proponen dos preguntas a los que saben del asunto: ¿A cuánto puede ascender la cantidad adeudada a las arcas públicas? ¿Qué necesidades sociales, por ejemplo, podrían cubrirse con ese montante, que no parece moco de pavo? La segunda noticia, reciente igualmente, tiene que ver con los lucros de la Iglesia en España, puestos en evidencia por la justicia europea. No se habla de los lugares de culto, sino de los dedicados a actividades económicas, que deberían, por lógica, someterse a las mismas condiciones que el resto, con el que se aplica un verdadero trato discriminatorio. La igualdad de las personas físicas y jurídicas ante la ley queda en evidencia. En la calle se hacen las dos mismas preguntas que en el caso anterior, aunque en este se me antojan de mayor dificultad las respuestas. Las esperamos.

Quedan muchas preguntas. Para otra ocasión. Miren, de cualquier forma, con cierto optimismo este verano alocado, casi tanto como la economía que tantas desigualdades está provocando. No me extraña que los responsables estén en la parte más baja del listón de las consideraciones.

   
1 Comentario
01

Por jgomez 12:09 - 10.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pena de País, los bancos abusando descaradamente de su sufrida clientela con el BENEPLÁCITO del gobierno, entidades rescatadas con nuestro dinero las cuales siguen nadando en la "abundancia" en lo referente a sus altos directivos y personal de confianza y muchas hasta se permiten promocionar equipos deportivos. De la Iglesia Católica qué decir, ...?. El "convenio, para Ella" firmado con la Santa Sede debe ser REVOCADO URGENTEMENTE y controlar todos los activos de la iglesia, que son muchísimos y terminar con la exención de impuestos y demás gavelas medievales para parecernos al resto de países europeos donde la católica contribuye con cualquier ciudadano ¡faltaría más! y no digamos nada de los "negocios" paralelos. En fin, con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho. Señores "políticos" actúen en beneficio del ciudadano. Aquí no somos todos iguales ante las leyes fiscales, una vergüenza

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla