+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

HOJAS DE CHOPO

La lengua no separa

 

ALFONSO GARCÍA
18/12/2017

Hay quien espera el más mínimo rasgo diferenciador para dar rienda suelta a todo tipo de provocaciones con todas las consecuencias posibles, en no pocos casos violentas en grado sumo. Son los que utilizan la diversidad para limitar, fragmentar, enfrentarse. Corren vientos de exclusión, de rechazo, de culpar incluso de cuantos males o adversidades nos aquejan a quienes sienten, hablan, entonan con otro acento, visten, tienen el color de la piel distinto al nuestro. De los más de diez mil grupos étnicos del mundo la mayor parte no responde al concepto de pureza que parecen preconizar grupos que, de forma muy concreta, se amparan bajo los parámetros de la ultraderecha europea. Sin salir de nuestras fronteras, el episodio reciente de un grupo de la policía local de Madrid resulta simplemente vergonzoso que no puede caer en el olvido. Habría que recordarles, entre tantas cosas, que, según los especialistas, en el país que ellos viven y vivimos casi cincuenta millones de ciudadanos la emigración ha supuesto un fortalecimiento de la economía. Las desgraciadas luchas de las banderas, aunque sean interiores, conducen a acentuar ese clima de violencia que invade como la niebla. La bandera en los tirantes acaecida en Zaragoza es un triste episodio de la sinrazón.

Recientes acontecimientos de la vida política española, parte de cuyo desenlace, aunque sea por capítulos, se conocerá esta misma semana, ha acentuado cierta fobia lingüística. La lengua es siempre una forma de conceptualizar, de nombrar el mundo, de visualizarlo. Cuantas más lenguas haya en un país, más posibilidades tenemos como conjunto, porque las lenguas no separan, sino que enriquecen, ofrecen diversas miradas y entendimiento de la realidad. Fomentar su uso no es otra cosa más que ampliar el horizonte. Otra cosa bien distinta son los errores que, especialmente por razones políticas, se hayan podido derivar de su uso. Quien haya pretendido cimentar las comunidades autónomas de forma casi exclusiva en razones lingüísticas. Quien, como el gallego, se normativice según gobiernen unos u otros. Quien, como aquel diputado andaluz, visionario disparatado, confundiendo lengua y habla, norma y variantes para entendernos, pretendía a toda costa que se declarase la suya distinta al español. Quien…

Vivimos tiempos de confusión en muchos órdenes. No vendría nada mal buscar aquello que nos une más que lo que nos separa. La lengua ni es, ni puede ni debe ser un impedimento.






Buscar tiempo en otra localidad