Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

TRIBUNA

La Ley, el poder y la contra

FRANCISCO J. LóPEZ RODRíGUEZ PROFESOR
15/05/2018

 

Cataluña es una olla que cada vez tiene más presión y puede ser que estemos en la fase inicial de la cocción. Todo esto es el resultado de las veleidades de todos los gobiernos de la democracia, en especial, a partir de la etapa del honorable. Los pactos obligados desde Felipe González hasta Rajoy, pasando por el más nefasto de Zapatero, ha permitido a Cataluña crear una oligarquía política que empezó a dominar todos los sectores amasando un poder que de aquellos polvos vienen estos lodos.

Todos los gobiernos alimentaron a la bestia con toda clase de ingredientes y estos se digirieron hasta tal punto que el estomago se convirtió en panza explosiva. Cuando el poder de Pujol fue omnímodo y se rodeó de una burguesía hambrienta que nada más tenía que acercarse al Palau, traspasar el sancta sanctorum y depositar en el cepillo la limosna, aquello alumbró la mayor corrupción, de la Historia de España, previsiblemente muy superior a los EREs andaluces, que ya es decir, a la Gurtel, a la Púnica a la Lezo y a todas las operaciones de corrupción de este país que puesta en euros encima de la mesa difícil sería encontrar cajas fuertes para tan magno botín. Ahora bien, la situación actual catalana no tiene otro objetivo que liberar al clan Pujol y a sus herederos políticos de todas las causas que pesan sobre ellos.

Por otra parte, es pretender alimentar a unos cuantos cachorros que no tienen otra profesión que vivir del erario. Esta Cataluña que supo fabricar grandes imanes y como sanguijuelas con sus voraces ventosas comenzaron a absorber del padre estado ingentes cantidades de, pesetas, euros que generosamente se les entregaba para satisfacer todas las apetencias. Crearon grandes estructuras. Iniciaron con la educación, un profesorado dócil comenzó a doctrinar a aquellos polluelos que cuando se dieron cuentan eran aves rapaces dispuestas a odiar todo lo español porque en las aulas aprendieron el principio de España nos roba y España nos privó de ser un Estado, una patria y una república. De aquel adoctrinamiento salieron la mayoría de los prebostes del nacionalismo catalán y aquellos mozalbetes, se convirtieron en adictos a la causa.

Fieles escuderos que hoy salen a la calle para soliviantar a las masas, cometer los mayores atropellos para agradecer a sus maestros la inculcación al odio. Ahora bien, estas barricadas están alentadas, organizadas y compensadas por la oligarquía catalana.

Y no digamos los medios de comunicación a disposición de los políticos, incendian desde las ondas las mentes y, adentrándose en los hogares como auténticas ráfagas de metralleta y aves rapaces que poniendo los huevos dentro del nido hogareño eclosionaron saliendo unos aguiluchos que iban a arrasar con todo lo que significaba España. La realidad es muy difícil de reparar ya que hay una parte de la sociedad catalana que está narcotizada y es incapaz de despertar y, si esto sucediere, ya tenemos toda la maquinaria funcionando para seguir suministrando los opiáceos que dormirán el sueño republicano. En un estudio de psicología cognitiva, se planteó a dos millares de ciudadanos estadounidenses un par de afirmaciones sobre una creencia absurda: ‘Las vacunas provocan autismo’ y ‘Donald Trump afirma que las vacunas provocan autismo’.

Los partidarios de Trump asumían la afirmación con una convicción plena cuando llevaba el nombre de su ídolo político. Al rebaño catalán se le ha unido un nuevo mayoral o mayorales los arribistas de Podemos. Porque esta estirpe no tiene nada que perder. El Estado, la patria, la nación para ellos no existe. Lo que les importa es seguir cabalgando para seguir alimentando a la manada republicana. Unos y otros viven de la mentira, de la falacia. Bombardean continuamente a una sociedad que le escucha con fervor.

Solo les falta decir que la marihuana cura el cáncer y seguro que todos sus admiradores lo creen como los partidarios de Trump creen que las vacunas curan el autismo. Podemos ha desplegado una batería de mentiras deliberadas, eslóganes de laboratorio perfectamente medidos, sin escrúpulos, para alcanzar sus objetivos. Ese mantra atravesó las redes sociales como si fuera la tamborrada de Calanda. Podemos ha encontrado, en el procés, el combustible para volver a hacer carburar sus planes cada vez más gripados. la perspectiva de alcanzar sus objetivos en las urnas ha continuado desfalleciendo. De ahí su apuesta en Cataluña. Podemos ha entendido las oportunidades en este río revuelto. Y el fin justifica los medios, como dicta el leninismo elemental. Ellos no ocultan su objetivo, y de ahí su contribución decidida al nacional populismo. Pero son hábiles. No quieren estar fuera de la ley, aunque la bordeen. Esperan agazapados para apoyar el golpe final.

A los que han proclamado unilateralmente la República debe caer sobre ellos todo el peso de la Ley. Han conculcado la Constitución, se ha rebelado contra el Estado, han despreciado las sentencias del Tribunal Constitucional, han socavado los cimientos del Estado, han atentado contra toda clase de derechos, en especial, el penal. Esta contra guerrillera formada por los catalanes de la proclamada república y los que están apoyando el procés, sean derrotados por la Ley.

El Gobierno ha sido endeble y miope. No sé quiénes son los consejeros de Rajoy, pero sus actuaciones no son las propias para afrontar el reto. Si el Gobierno es incapaz de derrotar a la contra es mejor que Rajoy, como representante de todos los españoles, deje paso a quien sea capaz de restituir la Ley el orden y, esa parte de España que se quiere ir, se someta a los dictámenes de la Constitución y el Estado y, si no es así, ya puede coger las maletas. A los enemigos de la patria hay que combatirlos con toda clase de armas, no se aboga por las que derraman sangre, pero sí con aquellas que son legítimas. El Gobierno tiene el poder. El Gobierno dice la Constitución tiene la misión de ejecutar las leyes. Rajoy está pagando su poca contundencia. Periodistas y políticos claman para que caiga sobre los responsables de esta sin razón todo el peso de la ley y se haga justicia. El pueblo español no entiende esta pasividad de sus dirigentes y son tan miopes que no ven que están perdiendo la batalla. Están equivocándose. La justicia que haga su función y, aquellos que orquestaron esta sin razón, paguen sus culpas en las zahurdas de Plutón.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León