+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

cuarto creciente

Mar de plástico

 

carlos fidalgo
11/10/2018

¿Alguien se imagina el Ártico sin hielo, los mares sin arrecifes de coral, Venecia inundada por el Adriático, archipiélagos enteros sumergidos bajo el océano Pacífico?

¿Alguno se ha parado a pensar que llevamos décadas alimentando una enorme Pangea de plásticos que flota entre Australia y California, un enorme continente artificial de mierda, una isla inmensa de basura arrastrada por las corrientes marinas, una isla muerta?

¿Alguien ha soñado alguna vez, y es un mal sueño, sin duda, con la Tierra convertida en un desierto, la Tierra baldía, como aquel poema de Eliot, sin árboles, sin agua, reseca y ennegrecida, viendo cómo queda el monte después de un incendio forestal?

¿Han visto las escombreras de carbón que jalonan las carreteras secundarias en el Biezo Alto y en la cuenca de Fabero-Sil, en torno a las minas cerradas? ¿No les parece un paisaje lunar la Gran Corta de Fabero, o la vieja cantera de Catisa que estropea la vista de Las Médulas desde el mirador de Orellán?

¿No se han fijado en la boina de contaminación que se eleva sobre los cielos del Bierzo en los días soleados, sin viento, sin lluvia. O en el manto de polución que de vez en cuando obliga a ciudades como Madrid y Barcelona a restringir el tráfico?

¿Por qué ha tardado tanto la industria del automóvil en iniciar el desarrollo del coche eléctrico? ¿Por qué son tan caros todavía, inalcanzables para el bolsillo del ciudadano medio? ¿Por qué no hay más lugares donde recargarlos?

¿Y por qué le pusimos un impuesto al Sol? ¿Por qué hay más paneles solares en Alemania que en España, donde la luz natural es una fuente inagotable de energía limpia y gratuita?

¿Y por qué motivo se torpedearon los planes para desarrollar una tecnología que capture las emisiones contaminantes de la industria, no solo del carbón, en la Fundación Ciudad de la Energía?

¿Alguna vez se han hecho estas preguntas? ¿No?

Si la respuesta es no, en medio siglo tendremos lo que nos merecemos. Un Ártico sin hielo, arrecifes de coral muertos, archipiélagos sumergidos bajo el mar, y un continente infinito de plásticos, a punto de devorarnos.






Buscar tiempo en otra localidad