+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA LIEBRE

Medio vacía

 

ÁLVARO CABALLERO
09/07/2017

Por deformación personal, soy de ver la botella medio vacía. No tiene nada que ver con el pesimismo, ni con el escepticismo mal entendido que se lleva ahora para aparentar importancia cuando lo que subyace es la ignorancia. Veo medio vacía siempre la botella por simple mecanismo evolutivo: cuando llega ese momento, entiendo que no cabe más opción que pedir otra; llena esto. No se da cuenta de las ventajas de esta filosofía la Junta, que esta semana ha hecho gala de su optimismo para analizar la decisión de BA Vidrio, propietaria de la Vidriera, de mudar el domicilio social de León a Extremadura, como respuesta al trato recibido por los respectivos gobiernos autonómicos. Pero no importa porque se mantiene el empleo, conceden desde Valladolid, interesados en orientar el debate a que se trata de poco más que un traslado de la correspondencia, para que atiendan allí las cartas que llegan del banco y la luz, cuando de raíz desgaja de la contabilidad de los indicadores económicos leoneses a la primera compañía industrial por volumen, con 272 millones de euros anuales. Da lo mismo porque se mantienen los puestos de trabajo, insisten, mientras la factoría extremeña gana en producción y la leonesa, con cerca de 250 contratos de los 546 totales, ve cómo se congela el horizonte para la renovación de uno de los dos hornos que garantizan su pujanza sin convertirse en una mera sucursal.

Medio llena por ahora, la Vidriera leonesa se enfrenta al cuello de botella de la Junta, donde la tramitación de las subvenciones, la solución a los problemas del cumplimiento de los requisitos y el apoyo a los proyectos tiene un apéndice que depende del territorio. No da lo mismo en el triángulo de Valladolid, Palencia y Burgos, donde se desbloquean los expedientes, que aquí, la tierra en la que mueren por inanición las iniciativas mientras maceran los documentos y se reinterpretan las condiciones. Si había que contratar un porcentaje de discapacitados, mejor que se calcule como parte de la suma de las dos fabricas que sólo de la leonesa, que si lo cumplía. Ahora, después de casi 7 años hay más ayudas, advierten desde la Junta a los propietarios de la Vidriera. Los portugueses aprovechan a su vez para preparar la negociación del convenio colectivo en 2018. Puede ser otra manera de ver la botella medio llena. Por si acaso, yo pediría otra. Esta se acaba, aunque sea a tragos cortos.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla