+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

FUERA DE JUEGO

Memes en dos tardes

 

carlos frá
06/02/2018

Aquello de «es la economía, estúpido» parece una máxima condenada a reaparecer tras cada esquina. En España, sobre el ramo, tenemos nuestro particular «eso te lo explico en dos tardes» —más o menos textual—, que también entra en ese bucle al que de algún modo parece condenada la política. Pero parece que el nuevo inquilino de Ferraz ignora los avisos de los expertos y sigue de gira con su cantinela de que las pensiones las tiene que pagar la banca. Suena bien, dale más bombo.... y lo afina con que para eso fueron rescatados, así sin matizar que son las cajas, las que gestionadas por los políticos las que en realidad se fueron a pique. Eso sí, ahora no queremos revisar qué ocurrió, ni tampoco con los millonarios fondos del carbón.

La economía tiene sus leyes, como ocurre con la física, en donde es máxima que «la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma». Y eso pasa también con el dinero, al menos para quienes debemos estar atentos a nuestras cuentas cada mes y detectamos desde hace tiempo que la ‘barra libre’ de las entidades que no cobraban comisiones, ni por tarjetas... forma parte ya de otro tiempo pasado.

El dinero pasa de mano en mano o de cuenta en cuenta, incluso cuando se paga con tarjeta —sea blanca o negra— o con el móvil. Hay un ‘líquido’ que sale de algún sitio. Al menos, para esos mortales que sí debemos mirar nuestro saldo.

Esa es la cruda realidad en la que vivimos y que nos golpea con aspereza cuando menos lo esperamos. Es la economía. Que no sabe de primos —como no lo tuvo en cuenta el Ministerio de Montoro— al revisar las cuentas municipales de León. Ni mucho menos de tachones, como los que parece que exhibe siempre Gersul sea quien sea el encargado de intentar poner orden en sus gestiones desde la Diputación.

Son las leyes ‘intocables’ que traen los números y los dineros, y que aplicaron el 155 real en Cataluña en forma de fuga desde el Edén independentista.

En apenas 16 meses tocan elecciones y gana cada día más peso ese reduccionismo del ‘meme’, a ser posible sin palabras. Hasta no hace tanto el pensamiento político de muchos se resumía en 140 caracteres. Ahora con el whatsapp todo se reduce a una foto y poco más. Para qué dos tardes.

Mientras, las pensiones —y muchas más cosas— necesitan soluciones, no ocurrencias y gracias.