+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

fuera de juego

Memoria en Pascua

 

carlos frá
18/04/2017

Hace justo una década nos cambiamos de casa para ganar unos metros. Este jueves, 20 de abril, se cumplen exactamente diez años del acuerdo para vender nuestro viejo piso. La decisión final la tomamos por consejo de una amiga, profesional del sector y que no se beneficiaba de ningún modo del asunto, pero que ante nuestra consulta sobre si era buena la oferta recibida nos respondió con un ‘firmad ya que esto se frena de día en día’.

Era abril de 2007 y ese verano llegó la primera tormenta de las ‘subprime’ estadounidenses, a las que siguieron los Madoff, Lehman Brothers... y una serie de cataclismos planetarios que, como un tsunami, extendieron sus aguas llevándose por delante tantas cosas que, aún hoy, no son pocos los que siguen con el agua al cuello buscando salvavidas.

Recuerdo que me encontré con el comprador de nuestro piso y me dijo que cuánto se arrepentía por haber cerrado la operación porque, sabedor de que ya habíamos firmado la nueva casa, nos hubiéramos ahogado si no bajábamos drásticamente el precio.

No olvido aquel 20 de abril de 2007, gracias a la popular canción, pero también porque durante semanas e incluso meses asistimos estupefactos en casa a aquella ceremonia de la confusión del ‘pleno empleo’, la ‘champions’ de la economía, los riegos dinerarios del Plan E que no impidieron que todo se agostase, la sensación de sentirse ‘antipatriota’ cuando era innegable que superaban las heridas de la no-crisis...

Pasaron muchos meses hasta que después de las elecciones generales de marzo de 2008 se levantó el veto y la palabra ‘crisis’ llegó incluso a la portada de los medios afines al aparato zapaterista. E incluso aún fueron necesarios otros dos años hasta que la llamada amenazante directa de Obama (mayo de 2010) hizo que se impusiera algo de cordura en quien guiaba el tren desde La Moncloa hacia el barranco al grito de «más madera» tan ‘marxista’.

Alguno se preguntará la razón por la que vengo ahora con historias de abuelo cebolleta, y creo que todo esto me lo han hecho recordar los llamamientos de las últimas horas sobre la necesidad de que exista ‘memoria histórica’ en España. Como estamos en Pascua, a uno personalmente le preocupa más hacer memoria y justicia con los vivos víctimas de las heridas de batallas ocurridas hace sólo una década.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla