+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EL AULLIDO | LUIS ARTIGUE

Miguel Ángel Febrero y la invención del mundo

 

LUIS ARTIGUELUIS ARTIGUE 16/05/2009

MIGUEL Ángel Febrero ha inventado el mundo. Así lo certifica esa exposición antológica, retrospectiva, que por el bien de la belleza acaba de inaugurarse en la sala de la Casa de Cultura de Pinilla-¦ Tendremos que agradecerle al tiempo, siempre tan acelerado, que al menos nos deje conservar los recuerdos y las obras de arte-¦ Desde luego somos nada, tímidos arroyos que carecen de fuente, pero lo que perdura lo fundan los artistas.Y es que el color tiene un poder ante el cual la emoción se rinde o pone en guardia, se pliega, se ofrece dulcemente lo mismo que una amante desnuda y con pendientes en honor a la luz.

En los cuadros, como en los amaneceres compartidos, cada color es una emoción. Por eso la pintura abstracta selecciona, hace que el espectador con imaginación y sensibilidad se desate y vuele libre -oh, sí, libre como esos aviones que viajan subrayando el cielo- mientras quien se conforma con un vitalismo elemental mira esos mismos cuadros disimulando el hecho de que se encuentra ante un espejo; uno que le dice amablemente que ignora mucho de lo que en verdad importa-¦ Cuadros que son como un sueño: no hay lógica pero sí mucha verdad. Cuadros que son humanos como la mayoría de nosotros. Uno va repasando estos momentos plásticos representativos de cada una de las etapas de este pintor y comprende así que es cierto, que la vida, como un viaje en tranvía, consiste en saber ir emocionado de estación en estación.

Ciertamente en el meritorio conjunto destacan ciertas obras de color muy vivo con formas que parecen algo así como pieles de animales que no existen, pero yo me he quedado especialmente con una pieza de tamaño medio situada en la entrada y, sin duda, hecha últimamente. Se nota ya la limitación del cuerpo, la ejecución imposible, pero, como nos enseñó la irradiante pintora mexicana Frida Kahlo, por encima del perfeccionismo están la inteligencia, la épica del esfuerzo ante la adversidad y, desde luego, la pasión.

Sin duda emociona la verdad disparatada que emana de estos lienzos los cuales, en conjunto, conforman una selección de maravillas-¦ Pero a él le vemos ahí, desposeído, frágil en medio de la inauguración de esta amplia muestra aunque rodeado de amigos y alentado por un combo de acordeonistas -de la Escuela Municipal de Música de San Andrés del Rabanedo- que convierten de pronto el silencio denso en música y toda derrota en victoria-¦ No sé si me ha impactado más su obra plástica o el unánime temblor de los presentes. Cada exposición palpitante es una universidad en ciernes que pretende educarnos la mirada; enseñarnos a mejor mirar para ver más allá. Por eso precisamente le vemos ahí, como entronizado en su silla de ruedas después del Apocalipsis, y hasta parece increíble que este artista haya sido capaz de crear tal repertorio marcado por el intimismo formal, las texturas, la fuerza expresiva de sus elecciones cromáticas y las hechuras clásicas-¦ Para mí disfrutar esta obra en su amplitud con el artista delante resulta tan ambivalente como todo lo que a un tiempo duele y cura. Pero este creador, desplomado en su silla de ruedas, refuerza mi apego por la vida al recordarme radicalmente mediante su obra que todo se rompe, que todo se borra, que todo se cura y algunos instantes valen la existencia pero sólo disponemos del presente.

Miguel Ángel Febrero, en su silla de ruedas y empuñando el pincel con su mano izquierda como s i fuera una espada, nos demuestra que existe una quietud llena de ritmo. Miguel Ángel Febrero ha inventado el mundo.

Buscar tiempo en otra localidad