+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Mucho que avanzar

 

el gallo
09/01/2017

Nuestra economía está creciendo a un potente ritmo superior al 3% del PIB, lo que tiene positivas repercusiones sobre el empleo. Sin embargo, desde 2013 hasta 2015, la tasa de empleo femenina (el número de mujeres que trabajan sobre el total de mujeres en edad de trabajar) creció 2,9 puntos mientras que en la masculina ese crecimiento fue de 4,2 puntos. Y la situación actual es la siguiente: un 53,5% de mujeres está empleado en 2015 frente a un 63,7% de hombres. Por añadidura, y de acuerdo con la tendencia expresada, esta diferencia de más de diez puntos tiende a crecer. Se sabía que la batalla por la igualdad de géneros no estaba ganada, y ello es así en el terreno laboral no por cuestiones de cualificación sino culturales. Como siempre sucede en esta clase de asuntos complejos, la solución no puede venir dada por una sola medida. Hay que acumular energías en sentido correcto desde todos los frentes. Con la conciencia de que sólo la discriminación positiva acelerará el fin de una gran injusticia social, que desdice de los grandes valores de solidaridad e igualdad que decimos abrazar.