+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TRIBUNA

Nunca es tarde para las mujeres

 

ELOÍNA TERRÓN BAÑUELOSELOÍNA TERRÓN BAÑUELOS 10/10/2003

EN LOS últimos 20 años las mujeres han accedido al trabajo asalariado de forma importante, pero accedimos en unas condiciones de desigualdad: sufrimos mayor desempleo, trabajo precario, inestable, con escasas posibilidades de promoción, con escasos derechos laborales. Las expectativas de las mujeres ante el mercado laboral han cambiado, anteriormente podíamos acceder con una idea de mayor temporalidad¿ hasta casarnos, hasta tener un hijo¿, pero ahora sabemos que nuestra independencia y estabilidad, nuestra vida se basa en los ingresos que obtenemos por nuestro trabajo. Por eso las mujeres queremos incorporarnos al mercado laboral como trabajadoras preparadas y cualificadas. En trabajos estables con derechos laborales. Continuamente los datos estadísticos y la realidad están constatando que la situación de la mujer ante un derecho fundamental y básico como es el empleo es de fuerte desigualdad y discriminación. Tanto es así, que el número de mujeres que buscan empleo activamente duplica y llega a veces a triplicar al número de hombres. Esta situación no se debe a una falta de formación de cualificación profesional, porque todos los datos indican que la mujer en la actualidad tiene una formación académica y profesional elevada. Por tanto, la mayor dificultad para encontrar un empleo se basa en los prejuicios que conforman la discriminación de las mujeres. Sólo ante aquellos puestos de trabajo donde el acceso es a través de una prueba objetiva, el acceso de las mujeres es mayoritario. Si esta es la primera barrera de desigualdad que tenemos a superar, la segunda es la desigualdad salarial. Las mujeres ganan menos que los hombres por trabajos de igual valor, y se valoran económicamente menos los trabajos que hacen las mujeres (independientemente de la necesidad y prioridad que tengan estos trabajos para el bienestar de las personas: limpieza, cuidado de niñas y niñas, cuidado de personas mayores¿ El acceso a cargos de responsabilidad, a cargos donde se pueden tomar decisiones para cambiar estos aspectos, es la tercera barrera y quizás la más importante que se encuentran las mujeres. Este seria el escalón más importante para cambiar estos prejuicios y dar valor e importancia a otros aspectos Uno de los elementos que viene a reforzar esta desigualdad de acceso y permanencia de la mujer en el mercado laboral y de acceso a los cargos de dirección es la atribución que asigna ineludiblemente la atención y el cuidado familiar a la mujer (tanto de los hijos e hijas como de las personas mayores, personas dependientes y de la casa), esto hace que se culpabilice a las mujeres de la desatención, cuando se dedica a actividades de participación publica en vez de destinar recursos económicos suficientes de los presupuestos a unos buenos servicios sociales que den atención a estas necesidades. En este sentido el Estado de Bienestar recae sobre el esfuerzo y los derechos de las mujeres. El Informe de la Caixa 2001 , «Vejez, dependencia y cuidados de larga duración» refiere «que en España el grueso de los cuidados de larga duración los proporcionan las familias de las personas dependientes, más del 80% de las personas reciben exclusivamente este tipo de ayuda, y son las mujeres mayoritariamente quienes son las cuidadoras» «el 76% de las personas cuidadoras son mujeres «con el coste de esfuerzo personal, de salud y social que tiene para ellas, ya que muchas deben reducir su jornada laboral, para poder dar esta ayuda, con las consecuencias que tiene para su situación económica actual y futura en función de las cotizaciones para su pensión». Pero esto no es así porque tiene que ser así, y no hay otra solución. Se puede cambiar. Son decisiones que se toman en base a priorizar y dar importancia a unos aspectos de la vida y de la sociedad y no a otros. Así en Castilla y León 2,48% personas por encima de 65 años tiene algún tipo de servicios domiciliarios, contrastando por ejemplo con Suecia 30%, Holanda 28% y Francia 9%, E igual aparece en la provisión de escuelas de infancia de 0 a 3 años en las que sólo un 9% de infantes asisten a escuelas públicas, en España, comparado con 33% en Suecia, 48% en Dinamarca, 21% en Finlandia, 23% en Francia, 30% en Bélgica. La puesta en funcionamiento de estos servicios a un nivel adecuado a las necesidades de los ciudadanos y ciudadanas implicaría la creación de muchos puestos de trabajo. Por ejemplo Suecia, tiene un porcentaje de la población adulta ocupada en el sector servicios muy alto (14-16%). Quizás las que más sufrimos la necesidad de estos servicios somos las mujeres, porque sabemos cómo repercute en nuestra vida la falta de ellos. Por ello somos las que más podemos defender la necesidad de creación de los mismos, ya que tiene una grave relevancia en nuestra estabilidad económica por el condicionamiento que supone para nuestra vida laboral. A las mujeres se nos ha socializado en el no interés por el «poder» dándole connotaciones negativas de ambición¿ etcétera. En que eso nos resta tiempo, nos hace meternos en problemas, conflictos, nos complica nuestra situación, todo lo contrario a cuando es un hombre el que accede al poder. Pero las mujeres debemos tener presente que el poder es la posibilidad de tomar decisiones sobre los aspectos sociales de las personas, lo que rige una comunidad, llegar a acuerdos sobre condiciones sociales¿. y por ello las mujeres tienen mucho que aportar y decir en ello. Es necesario romper con las tradiciones y los miedos que nos sujetan y ser participes activas de construir una sociedad mas justa Es necesario que nuestra voz y nuestra opinión tenga valor. Y es a través de la participación colectiva como podremos hacerlo. La participación colectiva es una experiencia nueva y muy gratificante para las mujeres, pero que además nos aporta importantísimos beneficios al corregir estas situaciones discriminación. Con el interés de analizar y debatir sobre la importancia de que las mujeres accedan a los puestos de toma de decisiones en las organizaciones sociales, sindicales y políticas, porque supondría mejoras importantes en sus condiciones laborales y sociales la Secretaría de la Mujer de CC.OO. organiza el III Foro sobre Mujer y Mercado Laboral que se celebró ayer en León.



Buscar tiempo en otra localidad