+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Odio virtual y real

 

el gallo
13/01/2018

Parece evidente que Internet ha contribuido a extender el odio en el tejido de la sociedad civil a través de las redes sociales. Hay quien dice, y con dosis innegables de razón, que esta proliferación de mensajes impropios es el precio que hay que pagar por la libertad sin límites que ofrece la Red, por el refuerzo que la libertad de expresión ha recibido al existir tales soportes. Libertad no hay más que una, y es por tanto la misma la que se disfruta en el mundo real y en el virtual. Y lo mismo sucede con los delitos de odio: igualmente delictiva es la incitación al odio efectuada por escrito en un venerable periódico de papel que la que se cuelga en un tuit. Aunque alguno dirá aquello de que no se puede poner puertas al campo, no queda más remedio que intentarlo con el mayor ahínco. La generación de odio en la red, el racismo repugnante, la homofobia y la xenofobia militantes deben ser perseguidas con el código penal en la mano. No puede haber espacios de impunidad en la zona de racionalidad en que vivimos, incluida la Red. Y aunque siempre habrá desaprensivos, no por ello tenemos que callar ante su presencia.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla