+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

NUBES Y CLAROS

Qué pasará al verles

 

MARÍA J. MUÑIZ
14/01/2017

La ministra es valiente. Dolors Montserrat, encargada de manejar la sanidad, los servicios sociales y la igualdad, ha llenado su recién estrenada cartera de proyectos, y parece no tener miedo a las polémicas. Esperemos que sea dialogante; y que persevere en aquellas medidas llamadas a cambiar ‘lo que siempre ha sido así’, que a efectos prácticos es cada vez más arcaico. Hay días en que se me antoja que a cada vuelta que da el planeta la involución trepa de forma espeluznante.

Confiemos en que sus proyectos tengan capacidad de llevarse a la práctica, y no queden anclados en el purgatorio de las buenas intenciones. Esas que hacen levantar una ceja displicente a quienes tienen la sartén por el mango y no están, ni mucho menos, dispuestos a que les impongan límites en terrenos en los que están históricamente acostumbrados a campar por sus reales, digan la Constitución y la ética lo que digan.

Montserrat ha planteado el ‘curriculum ciego’, sin nombre, edad ni foto, porque «las capacidades no tienen que ver» con esas circunstancias. Se trata de que las empresas contraten por méritos, sin conocer quién es el aspirante, para evitar discriminaciones por razón de edad o sexo. Bonito ideal. Toda la razón. Sin ánimo de ser agorera, le auguro poco recorrido a la iniciativa.

Y aún en el caso de que así fuera, ¿qué pasará cuándo les vean? La sociedad está muy lejos de avanzar contra la discriminación, al contrario, se practica con entusiasmo por razones lamentablemente cada vez más numerosas. Y las actitudes de muchos niños y jóvenes son prueba evidente (y aterradora) de que no vamos por el buen camino. No critico la medida piloto de la ambiciosa ministra, la animo; pero no hay edificio que no se sustente por la base.

Más de un directivo me ha confesado que no está dispuesto a contratar a nadie que tenga más de 40 años. Sin mirar su currículum. Ni mujeres con cargas familiares (no sólo las madres o las que tienen perspectiva de serlo; las responsabilidades con los mayores crecen cuanto lo hace la esperanza de vida). Ni físicos que no se ajusten a sus preferencias, ni otras tantas cosas, aunque esto ya no es ‘confesable’.

En la locura actual caminamos hacia atrás en demasiados aspectos fundamentales. Da mucho miedo, pero no hay más brazos que los nuestros para sostener (ojalá revertir) el disparate.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla