+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Pioneros bercianos

 

fuego amigo ernesto escapa
17/06/2017

Hoy anticipa Cacabelos el bicentenario del escritor romántico Antonio Fernández y Morales (1817-1896), sin esperar tres meses a su cumplimiento, por afán de facilitar su difusión aprovechando los retornos del verano. Como ya ocurrió en 1995, al conmemorar el centenario del padre Sarmiento (1695-1772), la efeméride cuenta con apoyo y presencia decidida de la administración gallega, a la que cabe reclamar en este trance que cumpla los compromisos expresos que en la celebración de Sarmiento quedaron en yerbas protocolarias. Aunque bienvenidos sean para resaltar el adelanto versicular de Morales en dos años a los Cantares gallegos de Rosalía en el renacimiento de la literatura vernácula del diecinueve.

Presunción cronológica que no permite comparar sus versos con los de Rosalía, que pertenecen a otra galaxia literaria. La celebración cacabelense de hoy la impulsa el grupo As Médulas, dedicado a la promoción de la lengua y cultura gallegas en el Bierzo, junto al Consejo Comarcal y la Xunta de Galicia. Morales nació en Astorga y llegó de niño a Cacabelos, donde su padre se estableció como farmacéutico y adquirió en la subasta desamortizadora su casa familiar al monasterio de Carracedo, en 1836. Aquella casa de la calle de Santa María será la primera parada del homenaje bicentenario, para partir luego hacia la Moncloa de San Lázaro, donde se muestra una exposición sobre aspectos biográficos y dimensión histórica del autor de los Ensayos poéticos en dialecto berciano (1861), cuya primera edición en León alentó, sufragó y prologó el frenólogo catalán Mariano Cubí i Soler (1801-1875), personaje que protagonizó el retablo decimonónico de supercherías, socarrón, fantasioso y divertido firmado por el berciano Ramón Carnicer en 1969.

En sus pesquisas frenológicas por España, en 1847 Cubí recaló en Villafranca del Bierzo, preocupado por las causas de la fragmentación lingüística peninsular y decidido a estudiar sus lenguas, dialectos, jergas y variantes. Allí encontró como erudito más despierto al entonces comandante de infantería Fernández y Morales, natural de Astorga, quien le maravilló con los datos sobre vocabulario, morfología y sintaxis del berciano, enriquecidos con un abundante arsenal de canciones y relatos populares. A pesar de la resistencia de Morales a la hora de atender los requerimientos del catalán, para que compusiera poemas en aquel dialecto, al cabo de trece años la encomienda estaba cumplida, y también cumplió Cubí su compromiso de prologar y editar el libro a sus expensas en una imprenta de León. Coronel con la Gloriosa y diputado radical por el distrito de Villafranca, a los 15 años de su estreno insistirá con un nuevo poemario castellano aliñado con pinceladas de humor.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla