Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Planeta sólo hay uno

LA GALERNA ANA GIL
11/05/2018

 

La noticia de un segundo vertedero a estrenar en el CTR me genera cierta desazón. Lo que parece la solución a un problema —resolver dónde se va a acumular más basura— tiene un trasfondo que invita a la reflexión. ¿De verdad la solución pasa por buscar más sitios donde acumularla?

A lo mejor podemos generar menos residuos, en lugar de seguir buscando cada vez más lugares pestilentes que casi nadie quiere. Podíamos plantearnos que la basura es algo de todos y no un problema sólo de las autoridades o de las empresas que tienen que gestionarla. Es un problema global, del mundo entero, que crece rápido, al mismo ritmo que las ingentes montañas de desperdicios. En esto estamos metidos todos, porque todos generamos basura y nuestra responsabilidad es reducirla.

El nuevo vaso del CTR ocupará 90.000 metros cuadrados y permitirá depositar en él dos millones de metros cúbicos de basura. Escalofriante.

Lo que sobra es basura y lo que falta, concienciación. Seguimos utilizando recursos que son finitos sin comprender lo básico: que se agotan y que al Planeta no le damos tiempo a recuperarse. Está claro que es un problema de educación. Ahí está la raíz de toda esta locura que huele tan mal. El ritmo desenfrenado al que vivimos, la mala publicidad o la importancia desmesurada por lo económico (producir y consumir casi sin descanso) nos ha traído hasta aquí. Y, claro está, las alternativas no son fáciles, pero se puede.

Leía hace poco que acumulamos y acumulamos objetos hasta que decidimos deshacernos de ellos y somos nosotros mismos los que les ponemos la etiqueta de «basura». Así una y otra vez. Y junto a esto, todos los productos desechables que nos invaden, porque ahora cualquier cosa es susceptible de usar y tirar. Y todo esto no hace más que agravar el problema.

Existe un movimiento, el ‘zero waste’ —o residuo cero—, que está muy de moda ahora y que consiste en reducir al máximo los residuos que generamos en el día a día. Rechazar lo que no necesitamos y reducir lo que necesitamos. Es más simple de lo que parece. Porque está muy bien que en los colegios se pongan en marcha planes sobre la importancia de reciclar, pero hay que aplicarlos y ampliar horizontes. La basura no se acaba y el problema de dónde acumularla, de momento, tampoco. Y no, el Planeta no es de usar y tirar.

 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Y además...

Diario de León
© Copyright EL DIARIO DE LEON S.A.
Carretera León-Astorga, Km. 4,5 24010. Trobajo del Camino (León) España
Contacte con nosotros: diariodeleon@diariodeleon.es

DIARIO DE LEÓN ,S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Enlaces Recomendados: Vuelos | Cursos y masters | Juegos | Comienza a ahorrarte hasta un 65% en tu seguro con Regal

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Heraldo-Diario de Soria

Diario de León