+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TRIBUNA

Poridad y la virgen del Camino

 

Poridad y la virgen del Camino -

Máximo CAYÓN DIÉGUEZ Cronista Oficial de la ciudad de León
14/09/2015

En aquel «campo anchuroso que huele a tomillo salsero», como lo describe el autor de la Pícara Justina, apacentaba su rebaño Alvar Simón, un pastor de Velilla de la Reina. Y avala la tradición que allí se le apareció a dicho pastor la Reina de los Cielos, en forma semejante a la Piedad que se veneraba ya en la iglesia románica, del siglo XII, de Santa María del Camino de esta capital del Viejo Reino. Era el 2 de julio de 1505, festividad de la Visitación de Nuestra Señora a su prima Isabel, uno de los misterios gozosos del Santo Rosario, representado en la puerta principal del actual santuario, Basílica Menor, desde el 24 de febrero de 2009, por concesión de Benedicto XVI.

A partir de entonces, los testimonios devocionales a esta sagrada imagen tienen resonancia popular. Y su eco resulta multitudinario y sostenido. Tres muestras servirán, a modo de evidencia, de esos recios fervores. Están datadas en la centuria anterior. Y son éstas: el pasado año se cumplía el centenario de la declaración de la Virgen del Camino, mediante Breve de 30 de mayo de 1914 del Papa Pío X, como Patrona Principal de la Región leonesa, así como de la elevación a primera clase de la celebración de la festividad de los Siete Dolores de la Virgen María, el día 15 de septiembre. En ambas concesiones, el entonces prelado legionense, José Álvarez Miranda, jugó un papel determinante.

La «reina y madre del pueblo leonés», denominada así en el himno escrito por el padre agustino Gilberto Blanco y musicado por Manuel Uriarte, Maestro de Capilla de la Pulchra Leonina, era coronada canónicamente, el 19 de octubre de 1930, por el cardenal Pedro Segura, Arzobispo de Toledo y Primado de España. En representación del rey Alfonso XIII, asistió al acto S.A.R. el Infante Jaime de Borbón y Batemberg, segundogénito del citado monarca, que a la sazón contaba 22 años.

Pocos años más tarde, el 9 de mayo de 1938, el Ayuntamiento de León nombraba Regidora Perpetua de esta antigua Corte de Reyes a la Virgen del Camino, con la concesión de la correspondiente medalla acreditativa.

Ahora bien, la cosa no quedó ahí por parte de la municipalidad de esta otrora Urbe Regia, que, en «forma de ciudad», el 15 de septiembre y el 5 de octubre de cada año rinde visita a la excelsa Patrona. Bien es verdad que la más conocida de éstas es la referente a la festividad de San Froilán. Pero eso no merma en absoluto la importancia de la una y de la otra. En consecuencia, los siguientes renglones estarán destinados a conocer los orígenes de la asistencia en la festividad de los Dolores de Nuestra Señora.

La iniciativa partió de José Aguado Jolís-Smolinski, a la sazón alcalde de León. Y, claro, la propuesta fue suya. Aprobada en el Pleno extraordinario celebrado el 22 de septiembre de 1945, la correspondiente acta dice textualmente de este tenor: «La Presidencia formula una Moción proponiendo que el Ayuntamiento, en lo sucesivo y con toda solemnidad, acuda todos los años al Santuario de Nuestra Señora del Camino, Patrona de la Región Leonesa y Regidora Perpetua de este Municipio, el primer domingo posterior al quince de septiembre, ofrendando un cirio a dicha venerada Imagen, y que, por lo que se refiere al presente año, se realice este acto devotísimo en un domingo del próximo mes de octubre. Por aclamación es aprobada esta Moción de la Alcaldía Presidencia». En aquella ocasión, por cuestiones de calendario, la ofrenda se llevó a término el 1 de octubre siguiente.

Asistieron a dicho Pleno, presidido por el señalado José Aguado Jolís-Smolinski, los Gestores, actuales concejales, Carlos Álvarez Cadórniga, Joaquín López Robles, Olegario Díaz-Caneja, Ramón Coderque Navarro, César Álvarez Ferreras, Emilio Gago Pedrosa, Francisco Díez Rodríguez, Jesús Negral Pastor y Carlos González y García Gutiérrez, así como los Tenientes de Alcalde, 1º 3º y 4º. El acta no recoge la identidad civil de estos tres últimos. Según mis datos ostentaban dichas tenencias Ángel Suárez Ema, Manuel Ramos Gordón y Valentín Fernández Bedia, respectivamente. Ángel Suárez Ema fue nombrado cronista oficial de la ciudad de León, muy posteriormente, el 9 de febrero de 1961.

Durante la construcción del nuevo santuario, la Soberana Imagen quedó instalada en la Fundación Virgen del Camino, donde se desarrollaron los cultos litúrgicos. Fray Eulalio Calzón Ruiz era superior de la Comunidad dominica, y fray Ignacio Blázquez Bautista, administrador de dicha Fundación. Inaugurado el recinto sagrado el 5 de septiembre de 1961, desde entonces, invariablemente, el Ayuntamiento de León asiste a la Eucaristía que se celebra allí, a la hora del Ángelus, cada 15 de septiembre, en cumplimiento del antedicho acuerdo municipal.

En el ofertorio de la celebración, que preside el obispo de León, y en su ausencia el vicario general de la diócesis, el alcalde de esta antigua Corte de Reyes realiza una ofrenda de cera y hace entrega de un ramo de flores a la Augusta Señora. A la finalización del oficio religioso, una vez cantado el Himno a la Virgen del Camino, la Corporación Municipal legionense se traslada al camarín de la Regia Patrona para besar el manto. En los aledaños de la basílica, distintos grupos folclóricos y los pendones polícromos y cimbreantes ponen la nota típica y colorista.

El acto es devocional y protocolario. Al mismo asisten invitadas todas las autoridades. Y lo hacen con sus rangos corporativos. Y, por ende, los representantes de los Ayuntamientos del Voto, Valdefresno y Villaturiel, herederos de la antigua Hermandad de la Sobarriba, y del Ayuntamiento de Valverde de la Virgen, en este caso, por razón de jurisdicción territorial. En la documentada obra La Hermandad de la Sobarriba, autoría de Antonio Barreñada García, se inserta un «saluda», [2005, pg. 221], de fecha 11 de septiembre de 1974, que dirige el alcalde de León, a la sazón Manuel Díez Ordás, al alcalde del Ayuntamiento de Valdefresno, cuyo texto alude a la tradición referente a esta jornada mariana del 15 de septiembre.

El 3 de junio de 1945, hace setenta años, «para impetrar el beneficio de la lluvia», la Virgen del Camino fue bajada a León. Por la misma razón, vino el 17 de mayo de 1949. El 3 de septiembre de 1961, lo hizo con motivo de la inauguración del nuevo santuario. Y, hace ahora cincuenta años, el 21 de mayo 1965, de igual forma, «a causa de la pertinaz sequía». Este año se cumple también el septuagésimo aniversario del referido acuerdo del 22 de septiembre de 1945. Por ello, a grandes rasgos, hemos esbozado los perfiles que componen la asistencia de la Corporación Municipal legionense, en la festividad litúrgica de los Dolores de Nuestra Señora, a la Basílica Menor de la Virgen del Camino.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla