+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TRIBUNA

Presos políticos, no; políticos presos, sí

 

José María Prieto Experto en Márketing y comunicación
12/07/2018

Se hacen los tontos pero no lo son. Más bien todo lo contrario. La consigna es confundir lo más posible para que, nosotros, los que provocamos todo, lo tengamos cada vez más claro.

Ha saltado la liebre con motivo de la visita que ha hecho el señor Torra a Washington, donde ha coincidido con el embajador español Pedro Morenés. En uno de los actos programados donde asistían ambos españoles, el primero en intervenir fue el sr. Torra. Entre las muchas lindezas que lanzó al aire presumiendo siempre de Cataluña, y dejando claro que una cosa es España y otra Cataluña, se le ocurrió decir que en España había presos políticos. Terminó su alocución e inmediatamente tomó la palabra el embajador Morenés. Y, como no podía ser de otra manera, expuso de forma elegante pero firme que en España no había hombres o mujeres presos por sus ideas políticas. Es decir, en España no había presos políticos.

Había políticos que por querer imponer sus ideas con la utilización de la fuerza, la mentira, la trampa, se debía actuar con ellos tal y como dice nuestra Constitución. Debían ingresar en la cárcel. De modo que lo que eran ellos, son ellos es políticos que están presos. Argumento que, inmediatamente, fue refrendado por el Gobierno español en boca de su presidente señor Pedro Sánchez así como por el ministro de Exteriores señor Josep Borrell.

La respuesta del grupo de señor Torra fue el abandono del lugar donde se celebraba el encuentro. O sea con las formas elegantes que suelen utilizar a menudo estos sres.

¿Y los ciudadanos españoles podremos expresar nuestra opinión sobre ese episodio? Pues allá va la mía.

Da vergüenza ajena, tener que lidiar diariamente con ese tipo de personas que, al margen de la ley, están convirtiendo su manoseado proceso en algo que causa risa. Pobres. Lo malo es que ellos, todos los que forman parte de ese absurdo circo, se creen sus propias mentiras y quieren que los demás, también se las crean. Y eso constituye el pan nuestro de cada día. De cuando en vez, surgen episodios como este de Washington, que logran poner muy en ridículo a las instituciones españolas y a los pacientes ciudadanos que no se explican cómo no toma medidas, el gobierno que fuere, para que estos señores rectifiquen su forma de actuar. Ellos están erre que erre con el firme convencimiento que el pulso lo ganan ellos. Craso error. Pero repito, es el gobierno quien debe actuar, siempre dentro de la legalidad pero con la firmeza que requiere el caso.

¿Qué piensa la juventud de todo esto? Nuestra juventud. Vemos que otros ciudadanos catalanes, los que se sienten españoles, están luchando porque las cosas se hagan bien pero los hechos hasta ahora, no son sus aliados, cosa que aprovechan los que piensan en la república catalana asumiendo que lo tienen prácticamente conseguido y que todo será coser y cantar.

Lo cierto y real es que las cabezas visibles de ese proceso, pueden ser calificadas de muchas cosas, excepto de gentes dialogantes, limpios, consecuentes y, por supuesto imparciales. ¿Por qué no hablan nunca de arreglar el vergonzoso problema que tienen con el señor Jordi Pujol, mejor dicho con la familia Pujol. Tienen mucho miedo. Con ellos no se meten. Ni les mencionan. Miedo, no. Pavor.

Tienen a un fugado, y varios personas de su equipo viviendo en Bélgica, a otros miembros de su partido, presos en cárceles de Extremadura o Madrid, a gentes fuera de España que han huido por miedo, una vez más. Y este que ahora monta estos números incluso delante de nuestro embajador Pedro Morenés, se atreve, a pedir la dimisión del embajador por los argumentos empleados en defensa de la ley española. Eso sí, tienen unas oficinas comerciales a las que llaman embajadas, qué ilusos, y que les sirven para agitar las aguas cuando les convenga.

Con un cuadro como este, ¿qué se puede pensar fuera de nuestro país sobre las actuaciones de una parte de nuestro país?

Dijo en varias ocasiones el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando no lo era, que su grupo siempre apoyaría al anterior gobierno en los problemas con Cataluña, al considerarlo un problema de Estado.

La ocasión la pintan calva. Ahora tiene la oportunidad de hacer mucho, ahora que es gobierno lo que era oposición.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla