+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TRIBUNA

El problema singular

 

El problema singular -

JOSÉ MARÍA PRIETO SERRA ESCRITOR Y EXPERTO en márketing y comunICACIÓN
16/05/2018

No nos merecemos esto que estamos viviendo. ¿Qué pecado habremos cometido para que nuestro castigo sea vivir lo que estamos viviendo? Cierto es que las noticias se precipitan en su aparición en los medios, fiel reflejo de lo que ocurre en la realidad, pero a pesar de la velocidad con que nos llegan esas noticias, sería conveniente una somera explicación para que el personal pueda seguir a la liebre en su huida del galgo perseguidor.

Me explicaré: con motivo de la famosa sentencia dictada en el juicio llevado a cabo a los de La Manada, ha habido multitud de reacciones, incluso manifestaciones para exponer, por parte de esas personas, sus opiniones, mayoritariamente en contra, sobre esa sentencia.

Eso ha llegado incluso al Gobierno, donde uno de sus ministros, el de Justicia, Rafael Catalá, se ha pronunciado en modo «intriga». Ha dicho que todo el mundo sabe que el juez que dio su opinión en plan particular, tiene un «problema singular» y que debería haber actuado en su momento, el Consejo General del Poder Judicial. Y ahí lo ha dejado. ¿Qué quiere decir eso? ¿Por qué no se dicen las cosas claras, que la gente las entienda y pueda formarse una opinión sobre lo que ocurre? ¿Tan raros somos todos, que ante un caso como el de La Manada, las opiniones al respecto son vagas, débiles, equívocas y que protegen más al receptor de la opinión que al esclarecimiento de la verdad?

Así no vamos a ningún sitio. Y, naturalmente, se ha despertado el dragón y se está armando la de Dios es Cristo. Asociaciones de jueces, y la Judicatura en general, están que trinan y su primera reivindicación, hale, que dimita el ministro, país el nuestro donde más dimisiones se piden y donde menos se dimite voluntariamente. Pero ellos, los jueces, no cejan. Qué dimita el ministro.

¿Qué hay, de verdad, detrás de todo eso? ¿Por qué siempre estamos con la lectura entre líneas sin saber la verdad en toda su extensión? Nos lo ponen muy difícil. ¿Conscientemente? Que levante la mano quien lo sepa.

Es un clamor de todo el país, especialmente, como es lógico, las mujeres, pero todo el país, mostrándose disconforme con la sentencia y sin embargo los que tienen que emitir profesionalmente un veredicto sobre el tema, van y no se ponen de acuerdo.

¡Qué difícil nos lo ponen a los de a pie para comprender decisiones así! Ellos, seguirán en sus trece, hasta que existe una filtración, y se aclare la situación.

No es difícil concluir que nuestra Justicia, es lenta, no tiene medios, y además es mala. La gente quizá no lo dice pero lo piensa. Ah, y un poquito prepotente.

El caso de La Manada es una prueba de lo que estoy diciendo. Los cinco valientes esos, llevan dos años de prisión preventiva, están continuamente declarando su inocencia, los jueces y demás profesionales del caso llevan dos años trabajando, ¿en el sumario? Y cuando llega la sentencia, ocurre lo que ocurre.

¿Somos o no somos conscientes de que esto así no funciona? Por qué si la gran mayoría de los ciudadanos acepta esto, y no ocurre lo mismo con los jueces, o por ser más genérico, con la Justicia?

Tiene España ahí un problema grave. Y es curioso que cuando algo de esto ocurre, solo sale a la luz, si la situación ha provocado un estado donde hay que tomar decisiones y ya. Otra vez, ponemos los medios cuando estamos al límite. Hay muchos ejemplos, desgraciadamente, que confirman esta aseveración. No nos merecemos esto.

Y un punto clave que nos debe hacer reflexionar y es el manoseado sentido común. O sea que una multitud de personas están pronunciándose al conocimiento de los hechos, que el suceso fue una violación y la Justicia, por ahora, sigue diciendo que es un abuso.

Por puro sentido común ¿quién está en posesión de la verdad? Lo de Don Quijote y las ruedas de molino se mantiene súper actual. ¡Que bueno es Cervantes! Cuanto hay que aprender de los clásicos y que poco caso hacemos.

Bien, La Manada nos va a tener entretenidos algunas semanas pero necesitamos saber que quiso decir el ministro de Justicia cuando se pronunció diciendo que su Señoría, tenía un «problema singular» conocido por todos.

En todo caso, vaya racha que estamos atravesando como país pero sobre todo como personajes que gobiernan y son oposición en nuestro país. Cuando no es un máster es una cleptomanía, cuando no una corrupción cuando no un nepotismo y cuando no una prevaricación. ¿Pero dónde estamos hombre?

Y ahora aparece el ministro, para mayor inri el de Justicia, y opina sobre la actuación de un juez, diciendo que tiene un «problema singular».

Esto comienza a parecerse a Gran Hermano. ¡Qué miedo!

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla