+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

El relevo

 

el mirador manuel alcántara
07/01/2017

El que fuera ministro de Defensa en mayo de 2003, se ha quedado sin defensores. Aprended, flores, de él, lo que va de ayer a hoy. Aunque nunca fuese una maravilla, ahora no es ni la sombra propia. Su sustitución se ha enmascarado con la muchedumbre de señores embajadores, apenas un par de días después de que toda la oposición pidiese su destitución fulminante, tras el dictamen del Consejo de Estado, que le responsabilizó de ser el mejor émulo del legendario Juan Simón. Juntó a los héroes con las cabras. Todos recibieron honores militares y antes de escuchar la aflición de la patria escucharon el himno nacional que, por algo que no se explica sólo con la palabra azar, no tiene letra. La justicia, si se retrasa, deja de ser justa y habría que llamarla de otra manera.

Han encargado a la ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, que lo mismo sirve para animar a los combatientes que para consolar a los que involuntariamente dejaron de combatir, para que reciba a la Asociación de Víctimas del Yak-42.

Es un gigantesco episodio de ese capítulo de la historia que llamamos disimulo o bien «secretos históricos». Sólo conocerán sus claves quienes pertenezcan a las siguientes generaciones y hablen de sus antepasados como si no fueran suyos. La memoria histórica es incompatible con el alzheimer colectivo, pero sobre todo es enemiga de la hipocresía. Más importante de cómo se escriba la historia y de cómo se borra, es cómo se falsifica. ¿Por qué se ha mezclado el relevo del señor embajador en Londres con el de otros señores embajadores? El funesto exministro de Defensa, que apiló las víctimas, se ha apresurado a dimitir, no sin antes saber que el Consejo de Estado le responsabiliza del llamado «incidente». Su relevo se lleva por delante el de otros 72 señores embajadores. Nos dicen que es una mera coincidencia. Somos como niños y esperamos los juguetes de los Reyes Magos, si no se le pinchan los camellos.

a b

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla