+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

RÍO ARRIBA

Retorno al pasado

 

MIGUEL PAZ CABANAS
01/08/2018

Reponen Curro Jiménez. Madre mía. No sé si será a causa de un delirio canicular o porque a los responsables de televisión española, hartos de verse manipulados, les ha dado un bajón. Aunque puede que la regresión tenga que ver con esos cadáveres que, por efecto del calentamiento global, están apareciendo últimamente en las cumbres europeas: montañeros que llevaban décadas sepultados bajo densas capas de hielo y que ahora, como vestigios de una víspera remota, surgen con sus complementos y ropas intactas. Algunos sorprendidos en escarpaduras inaccesibles, otros, sin embargo, a escasa distancia de un pueblo alpino. Hay algo de freudiano en ello, aunque solo sea porque la mayoría han sido descubiertos en la parte austríaca. Para los familiares que, de repente, se encuentran con esos cuerpos congelados en perfecto estado de conservación, con una expresión de tersa juventud en sus rostros, tiene que ser una inmersión súbita en la memoria, un viaje a las fauces del pasado sin asideros ni pausas para la nostalgia. Como abrir una puerta y encontrarte a tus bisabuelos bebiendo té en un saloncito rococó.

Lo de regresar al pasado debería ser un privilegio al alcance de todos, o al menos de quienes se molestan en husmear sagazmente en él. Me refiero a esos periodistas que, contra viento y marea, siguen sacando a la luz todo lo que nuestros responsables políticos nos ocultan sistemáticamente, sean másteres, balances contables o deslices borbónicos, como si fuéramos una recua de analfabetos y patanes. Todo sin el pueblo, en contra y a costa del pueblo, podría ser la divisa, sin menoscabo de que parte de ese pueblo se beneficie del mondongo o aplauda con fervor lacayuno. Retornar al pasado para purificarlo a fondo, a sabiendas de que muchos saldrán indemnes. Si me pongo a pensar en las personas que he conocido a lo largo de mi vida, podría hacer una lista (no especificaré la longitud) de políticos y funcionarios que cometieron alguna tropelía (como mínimo, el nepotismo) y que, por suerte o astucia, llegarán a viejos impunes. A la velocidad que viaja la ciencia, puede que algún día, con ayuda de Einstein, podamos regresar molecularmente al pasado y a lo mejor se impone la idea de indagar qué hicieron y perpetraron ciertos personajes, tenidos en su momento por gente influyente. Si tal cosa ocurre, espero que suban la parte tenebrosa de sus semblanzas al éter digital y que sus miserias se difundan por el universo hasta la noche de los tiempos. No será ningún consuelo; pero si cae en manos de alguna civilización en fase de desarrollo, puede que les sirva de aviso. No harán falta códigos milenarios: bastará con una foto de los aludidos sonriendo mucho o partiéndose de risa.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla