+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

CUERPO A TIERRA

Robles o la segunda juventud

 

ANTONIO MANILLA
06/12/2017

Nadie sabe cómo, pero Margarita Robles, la portavoz nombrada por la familia victoriosa en el último congreso de los socialistas, se las arregla siempre para que a uno piense en ninfas, janas y ondinas, seres imaginarios y sin edad conocida. Podría, perfectamente, apuntarse a una página tipo ‘adolescentes.com’ sin levantar sospechas. O ir persiguiendo tamagochis por los pasillos del congreso hasta que le echaran los bedeles el alto y le pidieran las credenciales. Es tanto su aire como de moza recién llegada al baile, pese a que ya peina canas y fue secretaria de estado de Interior, que uno no puede evitar cierto sentimentalismo. Es algo así como esa querida sobrina que cualquiera de nosotros tenemos: apetece darle una propina y el consejo de que se compre pipas de calabaza y no vuelva tarde de la verbena.

Sin embargo, esta leonesa transterrada y trasplantada con éxito en el Madrid neoborbón, tras su paso por la Cataluña preseparatista, no ha hecho carrera precisamente jugando con muñecas o a fútbol playa. Tiene espolones judiciales y está curtida en batallas sucias como peleas callejeras, donde lo más limpio es un golpe bajo y brillan las navajas cuando menos te descuidas. Garzón la recusó alegando animadversión y en el caso Lasa y Zabala fue una de los pocos que salió con las manos limpias, aunque fibrilado el corazón. Fue en el tiempo en que PSOE se escribía con X. Cuando el día a día venía teñido de sangre derramada y alguien tuvo la infeliz idea de parecerse a ellos.

Pero Margarita Robles, que no tiene carnet y sigue militando en la independencia, pese a su portavocía de hogaño y su oposición a Susana Díaz de antaño, muestra una debilidad en esta su segunda juventud política. A saber: es ferozmente fiel a Pedro Sánchez, un tipo que ha demostrado saber caer y levantarse pero cuyo discurso político es tan débil y paniaguado que no precisa cuchara y puede tomarse con pajita. A una persona de su inteligencia tiene que erizársele hasta el vello de los codos cuando escucha eso de la «nación de naciones» y uno piensa que igual le ocurre con él lo que a nosotros con esa sobrina nuestra. Eso, o que se aficionó a las digestiones pesadas intentando asimilar aquello otro de la «alianza de civilizaciones». Margarita Robles, incógnita como oradora, socialista independiente del partido pero dependiente de Pedro Sánchez.