+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA LIEBRE

Sama-Velilla

 

ÁLVARO CABALLERO
12/11/2017

En las faldas del puerto de Monteviejo conserva León un monumento a la resistencia. León, tantas veces Sancho doblegado por la fuerza a los proyectos de Estado, logró que quedaran allí como esqueletos de gigante las torretas de 50 metros que se levantaron para sostener el nuevo interés general que iba a pasar por encima de la conservación de la montaña leonesa. No pasó porque se puso en medio la dignidad de los montañeses echados a la calle, a los que rescató la justicia de la UE, después de que las instituciones propias se plegaran a las órdenes dictadas por sus partidos desde Valladolid y Madrid. Se quedaron allí los monstruos, sin energía que darles vida, hasta que el gobierno de Zapatero, con la connivencia del protocolo firmado por Herrera con Areces, rescató la amenaza por medio de un hueco que encontró para colar una autopista de energía: un trazado de más de 120 kilómetros, 88 de ellos esta vez por el corredor del Bernesga. Fue un aldabonazo, una llamada a rebato, que levantó el espíritu de lucha que yacía muerto desde que la alfombra de capilotes de Riaño se reflejó en el pantano para cubrir el cielo. León no estaba en venta, gritaron los paisanos de esta tierra, alentados por espíritus como el de Camino Alonso, cuando el entonces ministro Manuel Chaves avisó de que habría compensaciones y se pagaría «lo que hiciera falta» para que el Gobierno cumpliera con la ejecución de la Sama-Velilla. Era el regalo que le habían impuesto al Ejecutivo central las eléctricas —en cuyos consejos de administración se turnan más expresidentes, ministros y políticos que antiguos jugadores de la Cultural en la plantilla del Ayuntamiento— para que lo incluyera en el plan energético nacional. Supuestamente, se presentaba vital para el desarrollo del país y el control del colapso de las infraestructuras. Ahora, 10 años más tarde, Iberdrola anuncia que cerrará las dos centrales que unían los extremos de la línea porque ya no le interesan.

La decisión sepulta de una vez la línea y da otra perspectiva a aquellas 27.000 alegaciones de los leoneses que obvió Red Eléctrica con toda su soberbia, amparada en la coarta que le sirvió el ministerio al catalogar el impacto ambiental como moderado. El lobby, que tiene secuestrado al Estado con el tocomocho del déficit tarifario, se llevará esta vez como tributo al carbón nacional para, dentro de un tiempo, dar entrada al que tiene fuera. La lucha de la Sama Velilla ya queda como un hito. Qué hermoso fue pensar que ganamos.

a b

Buscar tiempo en otra localidad

   
1 Comentario
01

Por antonio 18:22 - 12.11.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La lucha contra esta linea se impulso desde Sopeña con Yolanda y despues con Camino. Que pensaran los políticos que argumentaban que era imprescindible para el futuro de Asturias y León?

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla