+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

en blanco

San Andrés de la piscina

 

javier tomé
09/09/2018

Infringiendo el protocolo voy a hablar por una vez de mí mismo, más que nada porque soy el tipo que tengo más a mano. Por razones particulares que no vienen al caso, he disfrutado cada tarde de este verano que se nos escapa, al menos en términos de calendario, en San Andrés del Rabanedo, en el chalecito de mi sobrina Sandra, reconocida con el galardón de miss Alimerka allá por el Polígono 10. Dicen que el estío es tiempo de amar, como cantaba en los 70 el grupo Mungo Jerry, una estación para andar en bici, según cree todo el mundo, y por supuesto de piscina. Una delicia acuática que nos trajo la civilización y que me gusta tanto como al recordado Al Capone, que desde su salida de la cárcel de Alcatraz en 1928 se metió en la pileta de su casa en Palm Island y allí estuvo hasta su fallecimiento, diez años más tarde y es de suponer que bien escurridito. A lo que iba… Me he pasado estos soleados meses en la piscina de mi querida Sandra, de Dani con su apostura castrense y de la zascandila Lucía, dándome un baño de felicidad diario.

Y eso en un lugar que en mi imaginario ya ha quedado consagrado como San Andrés de la Piscina. Por cierto, qué bien le han sentado el paso del tiempo y el correr de los años a una localidad de tanto prestigio e influencia como San Andrés, el tercer municipio en relevancia social y numérica de la provincia. El mapa emocional de lugar se ha visto enriquecido con áreas de notable singularidad que encajan como las piezas de un puzle a medias urbano y rural. Mérito sin duda del carismático Miguel Martínez, al que hace tiempo le he perdido la pista, de otros gobiernos con distinto color ideológico pero igual de entregados, y ahora de la atractiva María Eugenia Gancedo. Todos ellos, a su modo y manera, han transformado San Andrés en una escuela de vida gracias al generoso número de atractivos que concentra. Y así su poética de lo cotidiano concilia la libertad de los grandes espacios, con el grifo de inspiración que se traduce en chalets de nueva planta, urbanizaciones y mucha sensibilidad ecológica. Una gozada para vivir y bañarse.

   
3 Comentarios
03

Por lerier 11:49 - 11.09.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

casi 900€ de ibi por una casa unifamiliar, y no sé a donde van

02

Por lerier 12:41 - 09.09.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿pero qué sandez de artículo es este? lo leo a salto de mata, supongo que será con ironía.

01

Por Anitaa 8:21 - 09.09.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Al margen de las maravillas de la piscina, se nota que no ha tenido que conducir por necesidad por éste municipio, donde las calles están llenas de baches, sucios sus márgenes y de verdadera insalubridad los solares sin limpiar, tanto privados como públicos. Está bien cantar las excelencias de un municipio, pero no conviene olvidar el pastizal en impuestos que se paga para mantener una plantilla sobredimensionada de funcionarios municipales sin que al final repercuta verdaderamente en calidad de vida de sus resignados obligados al pago, incluidas las empresas del polígono de Trobajo dejadas de la mano de la administración tanto en iluminación, limpieza como mantenimiento de viales. No obstante... ME ALEGRO DE SU VERANO PISCINERO!!

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla