+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

TRIBUNA

Santa Marta en la Sagrada Cena

EDUARDO ÁLVAREZ ALLEREl cortejo de la Sagrada Cena se teñirá de la emoción y de la pasión con la que se revistió, hace justamente ahora cuarenta años, cuando acogió un nuevo grupo de «La Casa de Betania»1397124194

 

09/04/2009

TENÍA MARTA una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Marta, en cambio estaba atareada con los muchos quehaceres del servicio. Entonces Marta se acercó a Jesús y le dijo: «Señor, ¿te parece bien que mi hermana me deje sola en la tarea? Dile que me ayude.» Pero el Señor le contestó: «Marta, Marta, andas inquieta y preocupada por muchas cosas, cuando en realidad una sola es necesaria. María ha escogido la mejor parte, y nadie se la quitará». Lucas 10, 39-42

Cuando el almanaque particular de nuestra Semana Santa alcanza la hoja de Jueves Santo, indiscutiblemente en esta antigua ciudad de León, se hace presente una Hermandad y una catequesis eucarística orlada de blanco y rojo sangre. La Hermandad de Santa Marta y de la Sagrada Cena , a lo largo de cuasi sesenta años ha procesionado una escena trascendental para la historia de la humanidad, la Última Cena. Son muchas las miradas que concita el soberbio conjunto escultórico que concluyera en 1950 Víctor de los Ríos Campos, del que se han cumplido, hace escasos días, cien años de su alumbramiento. Este año, la Sagrada Cena, restaurada en su totalidad, recuperará su seña de identidad más auténtica, y una vez más, encandilará tanto a los propios hermanos de la corporación como a los innumerables papones de acera que siguen la Procesión por las calles del ensanche leonés.

En esta ocasión, el cortejo de la Sagrada Cena se teñirá de la emoción y de la pasión con la que se revistió hace ahora cuarenta años cuando acogió un nuevo grupo, «La Casa de Betania» . Corría el año 1969 y la Hermandad de Santa Marta veía materializado un largo anhelo que se remontaba a la época fundacional, allá por 1945. En su día, la decisión de adquirir, en primer lugar, un paso que encarnara la Sagrada Cena, hizo que este proyecto permaneciera relegado a un segundo plano. No sería hasta 1968 cuando la Hermandad afrontara de nuevo aquel propósito del que ya se conocía su autor, Víctor de los Ríos, y del que ya se había presentado un esbozo en 1947.

El nuevo paso, «Jesús en Betania», tal como se intituló originalmente, mantuvo la esencia con la que se había ideado años atrás. Pero el paso del tiempo estampó un sello diferente en lo que a la composición de las imágenes se refiere. La idea, la misma. Marta, incansable trabajadora, conversando con Jesús ante la contemplativa presencia de María.

El Jueves Santo de aquel año, 3 de abril, sería memorable para la propia Hermandad de Santa Marta, pues no sólo se estrenó el paso, sino que la procesión fue retransmitida en directo desde la Plaza de la Catedral y desde la -”actualmente denominada-” calle Ancha. Cuando esta tarde, del día del Amor Fraterno, la torre del reloj de la Catedral proclame a los cuatro vientos las ocho de la tarde arrancará desde la catedralicia Plaza de Regla el cortejo procesional de la Sagrada Cena. Será éste el momento en que dicho paso enarbole unas vez más, como si de una enseña se tratase, tanto el emblema como el lema de la propia Hermandad, «Unum est Necessarium». Presencia de Betania-¦/ divina intimidad en cercanía:/ Llega el Maestro/ el ambiente reza,/ Marta se inclina con sonrisa de fiesta,/ calla María/ soñadora y bella. (M.ª Gemma Vega Abia)

Minutos antes se cumplirá con un ritual propio, la bendición de las hogazas que presiden la mesa eucarística del grupo de la Santa Cena. Ceremonial que no se concluirá hasta que la Procesión retorne a la Pulchra Leonina. Será entonces, cuando de forma multitudinaria, los leoneses puedan conseguir un pedazo de pan bendito.



Buscar tiempo en otra localidad