+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

león en verso

A sesenta, que no es poco

 

luis urdiales
13/06/2018

El temario de ingreso a la Guardia Civil vuelve a tomar la cabecera entre los libros más buscados en León; la ventaja en el top de ventas clarifica las posibilidades de futuro que apura la última hornada de millennials para huir de un entorno más inestable que el agua en una cesta. Oposición o Ibiza; carretera y manta, en todo caso. En esta edición, el éxodo dejará de lado veinte kilómetros de autovía relucientes, impolutos, envueltos traje de primera comunión, que ya no llegarán a esta nueva entrega de trasiego migratorio. Otro ejemplo del paso desacompasado de las infraestructuras con esta tierra. Porque llevan más que traen; no asientan, horadan; dinamitan, no fundamentan. Y agitan el desengaño ciudadano con la gestión pública, comprensible si se toma como referencia que se gastó una década en armar una vía de alta capacidad que no alcanza más allá de una docena de centímetros en el mapa físico geográfico a escala 1:250.000; le libra el servicio que va a prestar a la población de la mitad este de una provincia harta ya de contemplar la prosperidad de otros territorios desde los límites extremos del subdesarrollo. Miel sobre hojuelas para los camiones de las madereras que aceleran la saca de pinos de los montes leoneses, para exprimir en tierras lejanas el valor añadido del último medio siglo de paciencia de los bosques para dar una oportunidad a los lugareños; eso de los recursos endógenos, que tanto cacarean en época de urnas y con la cosecha de votos encima. Nunca una denominación encerró más connotaciones relacionadas con el sedimento social y político que arrastra; a sesenta es una declaración de intenciones, hasta para los que engordaron su currículum parlamentario con mociones de urgencia por la ejecución del vial que no llegaron más allá del diario de sesiones. Si se añade que el ochenta por ciento del aforo de la Adanero-Gijón que subsiste más allá de la travesía de Albires corresponde a asalariados y élites del estado de las autonomías, se puede concluir, sin margen para el error, que este pasillo va a terminar por aportar tanto a León como la AP-66 a Mallo de Luna. Resulta poco verosímil que acudan a la ocurrencia de cortar la cinta; la autovía sólo se distancia de la apertura por una empalizada de tierra en Puente Villarente.