+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Tiempo de congresos

 

PANORAMA Cayetano González
10/01/2017

Evitadas unas terceras elecciones generales en menos de un año que hubiesen tenido lugar el domingo anterior a la Navidad, los cuatro principales partidos políticos afrontan el nuevo año con la vista puesta en sus respectivas citas congresuales. El PP, Podemos y Ciudadanos las llevarán a cabo en febrero y el PSOE, muy probablemente, antes del verano. El PSOE necesita una renovación ideológica que le vuelva a convertir en un partido de gobierno, ubicado en el espacio de la socialdemocracia y no en la radicalidad para competir con Podemos. Pero al mismo tiempo necesita un liderazgo y es aquí donde los socialistas se mueven en un mar de dudas. Por un lado está la sempiterna «esperanza blanca» del partido, la andaluza Susana Díaz, que no acaba de decir claramente si quiere dar ese paso. Más bien da toda la impresión que a la actual presidenta de la Junta lo que le gustaría es que hubiera una especie de clamor popular para que liderara el partido, pero en ningún caso enfrentarse en primarias con otro candidato, y menos con Pedro Sánchez, que tampoco confirma ni desmiente que vaya a volver a intentar ser de nuevo secretario general.

En cuanto al congreso del PP, la única duda razonable que existe a un mes de su celebración es si María Dolores de Cospedal seguirá o no siendo la secretaria general. Sabido es la batalla que desde hace tiempo mantienen la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y la propia Cospedal con Rajoy de espectador. Pero será precisamente Rajoy y únicamente él quien decida al final si mantiene a la actual ministra de Defensa como número dos del partido o si por el contrario procede a su relevo, en cuyo caso suenan con fuerza los nombres del exministro de Sanidad, Alfonso Alonso, y del actual vicesecretario general de organización, Fernando Martínez Maillo.

En cuanto a los congresos o asambleas de Ciudadanos y Podemos, el morbo va a estar de forma más intensa en esta última debido al enfrentamiento nada disimulado que mantienen Iglesias con Errejón y sus respectivos fieles. Al final es muy probable que siga Iglesias, pero si quiere un partido pacificado no tendrá otro remedio que ceder cuota de poder a los errejonistas. En cuanto a Ciudadanos, muy pocos discuten el liderazgo de Rivera, aunque el reto de este partido no sea ese, sino volver a encontrar su espacio en un mapa político muy complicado y donde Rajoy prefiere antes el acuerdo con el PSOE que con la formación naranja.