+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

león en verso

El tren con destino a la meseta

 

luis urdiales
07/11/2018

Dice el maniquí de los informativos de las teles italianas que dan cuenta de las incidencias del invierno anticipado, que el tren de vuelta no puede llegar a la meseta; que es tanto y tan atrevido como decir a Villarrobledo, provincia de Albacete. Aquí, pase el costa verde camino de Alicante o quede petado antes de hacer noche en Busdongo, atollado en una cuarta de nieve, se acrecienta la duda sobre las razones de ese andancio que envuelve el carraspeo cada vez que se da la ocasión de pronunciar León. El fenómeno es exclusivo para este flanco norte; un accidente geográfico por un topónimo. Imaginen el camino que lleva el gentilicio, entonces. No hay otro ejemplo; no hay pistas del tren que va de Sevilla a la Penibética, ni de Madrid al Ebro; pero rebosan los camiones que no pasan de la meseta porque atopan nieve así que asoman el morro al valle del Luna, de repente otra quebrada más de la meseta, según el criterio mediático de barrer a León debajo de la alfombra, y de meter la alfombra debajo de la cama. Por contra, rescatan senderistas en Burgos, para terminar con el capítulo de sucesos de esos diarios televisivos que hacen de la climatología materia prima de los contenidos. El serial tiene varias entregas en el alto de Pajares, con el cartelón del Principado al fondo, con la duda más que razonable sobre que el enviado especial al invierno cuente la verdad cuando dice dónde está. De momento, no se han atrevido a poner en el decorado la señalización inversa, con ese apaño de pintura que hasta la fecha es la única enmienda a la totalidad al estatuto de autonomía que nadie ha votado todavía. Puede que en el próximo paso de un frente frío por la cordillera, los productores atiendan las peticiones del oyente, cansado de sintonizar y no encontrarse en los programas. Después de preparar con tanto entusiasmo la representación, como cada sociedad es lo que ve en la tele, no se extrañen del contagio extendido y normalizado; que desde los paneles de la estación central llamen a los pasajeros al tren con destino a la meseta; ese puede ser el suyo. Suban, no vaya a ser que esperen en vano al que iba a salir con dirección a León; y sólo se den cuenta de que no era el señalado cuando el noticiero de medianoche desentrañe la patraña.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla