+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Twittiriteros

 

LEÓN EN VERSO. LUIS URDIALES
25/01/2017

Hay gente que es del PSOE y no se entera hasta que un día se despierta mayor y alterada por una pesadilla, mientras le atiza, azota hasta sangrar, a Susana Díaz en un foro público; resulta tan comprometedora que abre sospechas sobre los intereses ocultos del promotor de la crítica. Así se enteraron en las últimas horas decenas de leoneses que son del Partido Socialista aunque no computan en los censos que en tres o cuatro meses van a ser convocados a votar al próximo secretario federal del partido de Felipe; entre otras cosas, porque no tienen carné. El PSOE levanta polémica hasta el lecho de muerte. He oído a varios paisanos, y paisanas (no está de más un toque de sensibilidad en asuntos de género cuando se interpretan claves socialdemócratas) echar sapos por la boca contra la presidenta de Andalucía porque no les informó del plan viajero que le trajo a León el pasado domingo. Ni se dignó a consultar si era adecuado para sus aspiraciones políticas hacer una reunión en Camponaraya o en La Robla, o dejarse llevar del brazo de un sanchista converso que se cayó del caballo como Pablo en vez de dejarse hacer una foto con esos sindicalistas a vuelta de todo que manejan los agentes de Celestino como refuerzos en el mercado de invierno; o supervivientes clonados de la Teresa Monje. Cuando te acercas al PSOE hay que estar vacunado contra la distorsión de la realidad, porque en contadas ocasiones lo que se ve es lo que parece. Sobre todo, desde que Rubalcaba regresó a la química. Lo que no saben los que afilan las uñas contra el partido del cambio es que a León ya le son ajenas esas conspiraciones, las rabietas y los códigos que hasta ahora incidían en la opinión, en el voto, por tanto. Hay una realidad que está parapetada en la saturación del leonés, resabiado y desengañado ya de que le hablen de cuestiones que a él ni fú ni fa, y que mana en la sangre que fluye por twitter, el último reducto para la comunicación. Allí se expresó Sánchez Castejón casi a la hora en la que Díaz ponía rumbo a León en coche (no como Pedro, que solía venir en helicóptero, medio que acerca a las masas proletarias): Desde el fortalecimiento del socialismo democrático y de las fuerzas progresistas podemos frenar a la ultraderecha que hoy lidera Trump. Hombre, no frenas a Susana, vas a frenar a Trump. Hay gente que es del PSOE y todavía no lo sabe.

Buscar tiempo en otra localidad

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla