+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA GALERNA

Volver a creer en la política

 

ANA GIL
12/06/2018

Dicen los que saben que el nuevo Gobierno tiene buena pinta. Opiniones habrá para todos los gustos, pero es cierto que se respira cierto optimismo en el ambiente con el cambio. Pedro Sánchez no me parece un líder político a destacar, no le encuentro nada interesante, pero también es verdad que a veces un simple soplo de aire fresco hace que veas la realidad de otra manera y eso precisamente es lo que veníamos necesitando desde hace tiempo.

El éxito de la moción de censura ya fue una sorpresa y, desde el primer momento, muchos aventuraban que el cambio iba a llegar más pronto que tarde. Por lo menos había ganas. Estamos saturados de rifirrafes, de enfrentamientos políticos que ya no nos dicen nada y en lo que está por venir, en el futuro más próximo, por lo menos se atisba un rayo de esperanza.

Las nuevas caras en el Ejecutivo parece que pintan bien. Gente brillante, con una gran trayectoria detrás en muchos casos. Pero ahora empieza, al margen de los currículos, la gestión. Y no lo tienen fácil. Hay mucho que cambiar y eso conlleva una alta carga de trabajo, de responsabilidad y de buen hacer que pondrá, no tardando, a cada uno en su sitio. Veremos.

Lo que está claro es que merecen una oportunidad. Todos la merecemos. Necesitamos unos políticos que estén a la altura, que sepan escucharnos, que tengan capacidad de análisis y grandes dotes de empatía. Tienen que ponerse en nuestro lugar, en el de la gente, escuchar sus problemas e intentar resolverlos, que para eso están. Nos sentimos olvidados, despreciados, diría yo, por la clase política, sentimos que nuestros problemas no les importan porque están metidos de lleno en resolver otras cuestiones que poco o nada tienen que ver con nosotros. Y esto no lo digo yo, todas las encuestas apuntan al desencanto ciudadano hacia los políticos, están a años luz de nosotros, no nos representan, no nos entienden Y necesitamos volver a creer. Confiar en que alguna vez, quizás ésta, sea la buena.

Y no hablo de colores políticos. Yo pienso que, llegados a este punto, eso es lo de menos. Unos u otros, ¿qué más da? Lo que hace falta es, por lo menos que esta vez, las cosas empiecen a cambiar para bien. Ahora de verdad.

Buscar tiempo en otra localidad