+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario de León:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

LA GALERNA

Ya llegamos tarde a Katowice

 

ANA GIL
04/12/2018

Doscientos países se reúnen desde ayer en Katowice, la ciudad polaca que acoge la enésima cumbre del clima, una de esas reuniones que cuestan muchos millones y que no arreglan nada. Al menos así lo han dejado claro hasta ahora. La intención, al igual que en las citas anteriores, es «hacer mucho más» para limitar los impactos sin precedentes del cambio climático. Más de lo mismo. Cuánta palabrería vacía de ganas de hacer algo de verdad.

Van a ser once días de reuniones en busca de un acuerdo global que ya se ha demostrado que es imposible de alcanzar. Aquí cada uno va a lo suyo y ninguno a lo de todos, que es poner coto a algo importantísimo. El planeta se calienta y esto acabará generando mucho sufrimiento. Parece alarmante y  es que lo es.

Pero ya llegamos tarde a Katowice. Cualquier cosa que se haga ya tiene mucho retraso. Lo dicen los que saben de esto, pero es que nosotros lo estamos viendo cada día. Estamos en diciembre y ayer mismo escuché que en el Levante se esperan en los próximos días temperaturas de hasta veinticinco grados. Y tan contentos, porque a las puertas del invierno alguno podrá darse un chapuzón en la playa. Para qué vamos a pensar más allá.

Nada está claro para esta cita en Polonia, un país que, curiosamente es un firme defensor de la industria del carbón. Parece de locos. Todo seguirá como está. Mejor dicho, estaremos peor cuando acabe esta cumbre del clima. Los presidentes de las últimas cuatro ediciones también llamaron a una «acción decidida» para afrontar la «amenaza urgente» del calentamiento global: «El mundo está en una encrucijada», advirtieron en un comunicado conjunto. Y seguimos en el mismo punto.

Ya lo ha dicho Greenpeace: «Sólo nos quedan doce años para salvar el clima» y asegura que esta es la última generación de líderes que todavía tienen tiempo para actuar. Pero China y Estados Unidos, curiosamente los países más contaminantes del mundo, no acaban de ponerse de acuerdo. Hay muchos intereses económicos por el medio y eso no lo pone fácil. Ojalá me equivoque y lleguemos a tiempo a Katowice.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario de León

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla